Invitación a vivir la IV JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

“Tiende tu mano al pobre” (cf. Si 7,32)

Queridos hermanos,

Les escribo en la fiesta litúrgica de San Martín de Porres (1579-1639), temprano fruto de santidad en la naciente evangelización latinoamericana; este santo fraile dominico se caracterizó por su humilde testimonio de cercanía y solidaridad con los más pobres, sirviéndolos como al mismo Cristo.

Honrando la tradición de la caridad eclesial

La Iglesia se apresta a celebrar la cuarta Jornada mundial de los Pobres (JMP), una oportunidad para reflexionar sobre el drama de la pobreza, ahondado en este tiempo por la pandemia que nos aflige. Con el lema “Tiende tu mano al pobre” (Si. 7,32), del Libro del Eclesiástico, el Santo Padre nos invita a superar la indiferencia para acercarnos a los distintos rostros de la pobreza, y así conocerlos en su particularidad.

Todas nuestras parroquias e instituciones están llamadas a rezar y reflexionar, especialmente el próximo 15 de noviembre, en la vida de los pobres, una cuestión central y siempre actual dentro de la misión evangelizadora de la Iglesia. Especialmente, tendremos una celebración eucarística de carácter diocesano, a las 10 hs. en la parroquia Santiago Apóstol y san Nicolás, de la ciudad de Mendoza.

Un culto agradable a Dios

Tomando el testimonio del Sirácida, protagonista del Libro del Eclesiástico, el Papa nos propone su itinerario de vida hacia la verdadera sabiduría, que es amistad verdadera con Dios, donde la oración al Señor y la solidaridad con los más pobres y los que sufren son inseparables. Nos dice el Papa Francisco en el Mensaje para esta Jornada:

“Para celebrar un culto que sea agradable al Señor, es necesario reconocer que toda persona, incluso la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios. De tal atención deriva el don de la bendición divina, atraída por la generosidad que se practica hacia el pobre. Por lo tanto, el tiempo que se dedica a la oración nunca puede convertirse en una coartada para descuidar al prójimo necesitado; sino todo lo contrario: la bendición del Señor desciende sobre nosotros y la oración logra su propósito cuando va acompañada del servicio a los pobres.”

Papa Francisco, Mensaje JMP 2020

Cuando tendemos la mano al pobre, cualquiera sea la situación en que esté, nos descubrimos con capacidades nuevas para salir de nosotros mismos al encuentro del hermano; lejos de cualquier forma de superioridad o beneficencia, somos los primeros bendecidos ya que nuestros pequeños y grandes gestos de solidaridad dan sentido a nuestras vidas.

Manos tendidas en tiempos de Covid

En tiempos de pandemia, el Papa repasa las distintas “manos tendidas” que hacen posible el milagro cotidiano de la vida en solidaridad, desafiando el contagio y el temor: la mano tendida del médico, de los enfermeros, de los farmacéuticos, de los sacerdotes y de los voluntarios, entre otros (cfr. Mensaje JMP 2020, n. 6).

Marcados a fuego por este tiempo de Covid19, “hemos experimentado el sentido del límite y la restricción de la libertad. La pérdida de trabajo, de los afectos más queridos y la falta de las relaciones interpersonales habituales han abierto de golpe horizontes que ya no estábamos acostumbrados a observar. Nuestras riquezas espirituales y materiales fueron puestas en tela de juicio y descubrimos que teníamos miedo. Encerrados en el silencio de nuestros hogares, redescubrimos la importancia de la sencillez y de mantener la mirada fija en lo esencial. Hemos madurado la exigencia de una nueva fraternidad, capaz de ayuda recíproca y estima mutua.” (Mensaje JMP 2020, 7)

Los escenarios de la pobreza, el dolor y el sufrimiento espiritual, nos exigen a los cristianos, hoy más que nunca, una respuesta nacida de la fe. Las distintas pastorales “de trinchera” (Cáritas, Migrantes, Pastoral de la Calle, Pastoral de la Salud, Pastoral Carcelaria, Proyecto Guadalupe, Pastoral de Adicciones), tienden la mano de esta Iglesia particular a los pobres concretos que habitan nuestra dolorosa realidad actual. Aún con tantas limitaciones propias de este tiempo, con gran generosidad, se hacen presentes en los distintos ámbitos en que actúan sus pastorales específicas. Nuestros voluntarios, con creatividad evangélica, se las “rebuscan” para tender su mano a tiempo, al modo del buen Samaritano, que supo hacerse cargo del hombre asaltado, herido y caído en el camino.

“El grito silencioso de tantos pobres debe encontrar al pueblo de Dios en primera línea, siempre y en todas partes, para darles voz, defenderlos y solidarizarse con ellos ante tanta hipocresía y tantas promesas incumplidas, e invitarlos a participar en la vida de la comunidad.” (Mensaje JMP 2020, 4)

Específicamente los distintos grupos que conforman la Pastoral de la Calle, que asisten diariamente con alimentos y otros elementos a nuestros hermanos en situación de calle, organizan la colecta “Tiende tu mano”, el sábado 14 de noviembre de 13 a 19 hs. y el domingo 15 de noviembre, de 8 a 13 hs., en inmediaciones de la parroquia Santiago Apóstol y San Nicolás, Peatonal Sarmiento 150. Los voluntarios de Pastoral de la Calle estarán recolectando exclusivamente donaciones de alimentos no perecederos, elementos de higiene, vasos y bandejas descartables. También se podrá colaborar escaneando el código QR de Mercado Pago de Pastoral de Calle. Además, estará disponible el CBU y Alias, para transferencias bancarias con este fin.

Queridos hermanos, la próxima Jornada Mundial de los Pobres nos acerca una vez más al corazón del Evangelio, cuyas páginas nos presentan al Señor Jesús, siempre cercano al mundo del dolor y la necesidad. Dejémonos encontrar por Dios que nos invita una vez más, a tender nuestra mano al pobre. Que nuestra Madre la Virgen nos ayude a encontrar los mejores caminos para ello.

Los abrazo y bendigo en Jesús, el buen Pastor.

Mendoza, 3 de noviembre de 2020
Fiesta litúrgica de San Martín de Porres.

+Padre Obispo Marcelo Daniel Colombo