Saludo de Navidad

Queridos hermanos,

¡Feliz Navidad! Nace Jesús entre nosotros, para restaurar nuestros corazones, para animarnos en el camino de la vida y compartir con Él la dignidad de los hijos de Dios.

La alegría del nacimiento de Jesús nos invita a multiplicarla en nuestras familias y comunidades. En Él ponemos nuestra esperanza, con Él queremos caminar, confiados y serenos, aún en momentos tan difíciles como atravesamos como país.

El año jubilar, vocacional y misionero, es una llamada a vivir los dones que el Padre nos ha confiado a cada uno de nosotros y a nuestra Iglesia particular. El gran don es su Hijo Jesucristo, Señor de la historia. De ahí nuestra responsabilidad de testimoniarlo ante los hombres y la exigencia de vivir según su propuesta de amor, valiente y fiel.

La escena de Belén, la intimidad de una familia abierta al mundo para compartir en contemplación el Hijo que les ha sido dado, nos pide esa misma disponibilidad para entregarnos a la oración ante Jesús y vivir intensamente ese encuentro que nos cambia la vida. Llamados y enviados, como los pastores nosotros y los magos de Oriente, queremos celebrar su presencia entre nosotros.

Que nuestra Iglesia mendocina, como María y José, cuide la presencia de Jesús en nuestro pueblo y con ellos testimonie su gozo aún en medio de la tribulación y la preocupación por los tiempos que vienen.

¡Feliz Navidad para nuestras familias y comunidades! Que el Señor Jesús, venga a habitarnos y hacernos definitivamente hijos en Él.

Los abrazo y bendigo a las puertas de la Navidad. Nuestra Madre del Rosario nos entregue siempre a Jesús, fruto bendito de su vientre.

Mendoza, 23 de diciembre de 2023.

+Padre Obispo Marcelo Daniel Colombo