La alegría de la maternidad. Saludo a las madres en su día

Circ. Nro. 59/2020

«¡Muchas mujeres han dado pruebas de entereza, pero tú las superas a todas!» (Proverbios 31, 29)

Queridas mamás,

En nombre de esta Iglesia mendocina, quiero saludarlas especialmente en este día. Lo particular del año 2020, la pandemia y la tragedia sanitaria que provoca en la comunidad humana, nos invita más que nunca dar gracias a Dios por el milagro de la vida, comunicada a los hombres con la ayuda maravillosa de las madres. Mientras le peleamos a la enfermedad y a la muerte en este tiempo, los hombres no podemos olvidar ese sí tan imprescindible que pronunciaron nuestras madres ante la llamada de Dios. 

No nos resulta suficiente un agradecimiento de circunstancia para saludarlas cuando tantas lloran la muerte de sus hijos, o padecen la enfermedad o el paso de las horas en sus casas, aisladas, muchas veces en soledad absoluta, mientras aclara este cielo demasiado oscuro que nos aflige desde marzo. Si cada año el día de la Madre nos invita a la gratitud, hoy es un día para reflexionar y testimoniar el valor y la vigencia de la maternidad como signo profético del querer de Dios para una humanidad que sufre y que muere.  Más que nunca dadas estas difíciles circunstancias, queremos unirnos a Uds. a sus alegrías, a sus dolores, a sus sueños y a sus esperanzas.

Gracias queridas mamás por su sí a cada desafío de la vida, desde el que nos recibió como hombres y mujeres nuevos en sus vientres, pasando por los momentos de nuestra educación y fortalecimiento, de pobreza o de incomprensión, hasta cada sí pronunciado de cara a la incertidumbre de la enfermedad y la desazón de la muerte. 

A todas las mamás, un abrazo grande y mi bendición, ante la mirada atenta de María, nuestra Madre del Rosario.

Mendoza, 17 de octubre de 2020
+Padre Obispo Marcelo Daniel Colombo