Campaña para el sostenimiento de nuestro hogar, la Iglesia

 

”Nuestra familia nos necesita. Tu aporte es la respuesta” - 4º Domingo de Cuaresma

El próximo 14 de marzo, 4º domingo de cuaresma, se realizará la 6ª Campaña Nacional sobre el Sostenimiento de la Iglesia Católica, con lema: “Nuestra familia nos necesita. Tu aporte es la respuesta”.

La principal intención de estas Campañas es la de concientizar al pueblo de Dios en su responsabilidad de sostener la tarea evangelizadora. Aunque las diócesis y parroquias vivan situaciones distintas, todos comparten la necesidad de informar y de educar al pueblo de Dios en estos temas.

Como se trata de una Campaña Nacional, es amplia y general en su planteo, siendo sus principales objetivos los siguientes:

1. Animar la responsabilidad de cada católico a una mayor participación en el sostenimiento de la tarea evangelizadora.

2. Informar a los fieles sobre cómo se sostiene actualmente la Iglesia católica.

El estilo de la misma es transmitir esta catequesis a través de los pastores que se dirigen al pueblo de Dios, y sus destinatarios primeros serán los fieles que participan de la vida comunitaria parroquial.

Para esto, se cuenta con un material informativo que se entregará en las misas del fin de semana del 13 y 14 de marzo, 4º domingo de cuaresma.

El material consiste en:

1. Carta de los Obispos a cada uno de los católicos para ser leída en las misas de esos días.

2. Folleto explicativo sobre el sostenimiento de la obra evangelizadora de la Iglesia.

3. Afiche sobre la Campaña para exponer en los templos y otros centros pastorales.

3. Spot radio

Para lograr un progresivo cambio de mentalidad sobre el sostenimiento de la obra evangelizadora en la Iglesia, pastores y laicos, debemos comprometernos en un camino de conversión personal y pastoral. Crecer como comunidad parroquial en corresponsabilidad, transparencia, pobreza evangélica, eficacia, solidaridad y ejemplaridad.

Muchas y graves formas de pobreza nos afligen. La Palabra de Dios nos interpela: "Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza".

Estamos llamados a ser mejores discípulos y misioneros de Jesús; más comprometidos en llevar al mundo la buena noticia, que es amor, justicia, paz y solidaridad.