Bendición de los Frutos 2010

 

Mensaje de Mons. José María Arancibia en la Bendición de los frutos

Durante la ceremonia de la Bendición de los frutos, realizada en el departamento de Maipú, Mons. José María Arancibia, en su mensaje se refirió al sentido de este encuentro festivo y orante, donde agradecemos a Dios y pedimos su bendición, porque reconocemos su grandeza, de quien proviene todo lo que somos, tenemos y realizamos.

Pidió a la virgen de la Carrodilla que nos ayude a ser agradecidos, que obtenga del Señor para nosotros frutos abundantes y nos enseñe a confiar en Dios que nunca nos abandona.

Seguidamente y en consonancia con el Evangelio proclamado, rogó a Dios por buenas vides, campos y tiempo propicio, para tener y compartir frutos, para que el corazón de este pueblo produzca frutos de justicia, de amor y de paz, y también, sea capaz de respeto, amistad, y ayuda solidaria.

Así también, rogó por el año del Bicentenario de la Patria. El presente y el futuro está en nuestras manos, expresó, y pidió que construyamos una Nación digna y respetada con desarrollo integral y equitativo para todos. María Santísima, dijo, atienda de nuevo la súplica filial y llena de esperanza: “te confiamos la Patria, necesitamos líderes capaces, honestos y con espíritu de servicio, no podemos olvidarnos de los pobres y de quienes sufren en su cuerpo y en su ánimo, familias y jóvenes precisan ser alentados, educados, sostenidos, consíguenos de Dios los valores representados en la tierra buena y la roca sólida, sobre los cuales edificar nuestra amada Nación”.

Texto completo del mensaje

abrir archivo