Presentación del Plan Diocesano de la Iglesia Católica en Mendoza

 

Una decidida contribución al bien común

Mons. José María Arancibia presentó el pasado jueves, el Plan diocesano de pastoral para el quinquenio 2008 -2012, a representantes de la sociedad civil, en la Sala Juan Pablo II del Centro de Congresos y Exposiciones.

Junto al arzobispo, estuvo el obispo auxiliar de Mendoza, Mons. Sergio Buenanueva, los vicarios generales, Pbros. Gerardo Aguado y Daniel Forconesi, autoridades gubernamentales, civiles y miembros de organismos y movimientos laicales.

Con la actuación del Coro de la Universidad del Aconcagua se dio comienzo al acto, luego se proyectó un video con los principales hitos históricos de la Iglesia en Mendoza, y seguidamente el arzobispo de Mendoza presentó el Plan de la Iglesia.

Mons. Arancibia al presentar este Plan de la Iglesia expresó que lo mueve el deber de pastor y una gran ilusión, “al prepararlo y entregarlo, dijo, confiamos en Dios, que como Padre sabe siempre lo que necesitamos”.

El obispo también expresó su deseo de explicar la razón de darlo a conocer a toda la sociedad. “El título del plan, afirmó, ya contiene una cierta respuesta: Discípulos misioneros de Jesucristo, en comunión para la vida de nuestra pueblo. Como Iglesia, queremos trabajar muy unidos e interesados por la vida plena y dichosa del pueblo, porque en él nos sentimos insertos, y con él comprometidos”.

En el desarrollo de su mensaje desglosó importantes puntos que reflejan el aporte que desde la fe se quiere realizar y como contribuye a la vida social. Entre ellos, mencionó a los cristianos como parte de un pueblo y su voluntad de servicio, la fe cristiana en Mendoza y en su historia, un análisis de la realidad reconociendo desafíos, una planificación comprometida y esperanzada y una decidida contribución al bien común.

“La Iglesia en Mendoza, dijo, dentro de sus limitaciones, quiere cumplir su misión con la seguridad de ofrecer un decidido aporte al bien común. Mucho se habla de “crisis” en nuestro país, mencionando causas y soluciones desde diversas posturas. En esos comentarios sobresale una constatación reiterada: nuestra crisis tiene componentes morales más importantes aún que los económicos, políticos y sociales.

Finalmente, el obispo remarcó que el Plan Pastoral para Mendoza quiere promover -desde la fe cristiana- muchos e importantes valores, y agradeciendo la presencia de todos, dijo: “expreso nuestro profundo y vivo interés de seguir colaborando -respetuosa pero eficazmente- con el bien integral de todo el pueblo, con el cual estamos todos comprometidos”.

A continuación entregó un ejemplar del libro a distintos representantes de la sociedad civil y de otras religiones. Así mismo, dos laicos, de la pastoral universitaria y social dieron un testimonio acerca de su experiencia en la vida pastoral.

Ver Texto Completo del Mensaje de Mons. José María Arancibia


abrir archivo