Colecta Mundial por las Misiones

 

10 y 11 de octubre de 2009

“Tu compromiso nos ayuda. ¡Anunciemos a Jesús!”, será el lema de la 83ª Colecta Mundial de las Misiones, a realizarse los días 10 y 11 de octubre en todas las parroquias, colegios e instituciones católicas del país.

En la convocatoria se destaca que “el lema nos anima a comprometernos con el anuncio del Evangelio, como algo que nos incumbe y nos interpela interiormente como bautizados, como cristianos. Las imágenes ilustran la importancia de nuestro compromiso con las misiones y nos animan a dar un paso hacia delante como discípulos y misioneros”.

En la Argentina, se recaudaron 764.285,76 pesos en 2007 y 880.285,28 pesos en 2008.

La Colecta fue declarada de interés para la Secretaría de Culto de la Nación, al destacar que "su razón de ser es la de favorecer la cooperación de las Iglesias por medio de la oración, el recíproco intercambio de vocaciones misioneras y la ayuda material de las comunidades cristianas a favor de los más necesitados".

Año Sacerdotal y misión

En tanto, el obispo de Formosa y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, monseñor José Conejero Gallego, vinculó el Octubre Misionero con el Año Sacerdotal, convocado por el papa Benedicto XVI, al considerar que es “una buena oportunidad para profundizar en la naturaleza y la misión del sacerdote.

“Vida y misión de hombres, elegidos y llamados de entre los fieles, que no pueden ni deben arrogarse a sí mismo esta vocación tan grande. Hombres, sellados con el orden sagrado y destinados a apacentar a la Iglesia por la Palabra y la Gracia de Dios, en nombre de Cristo”, subrayó.

El obispo llamó a pedirle “al Padre Dios, por la fidelidad de quienes fuimos elegidos, llamados y consagrados sacerdotes y a San Juan María Vianney para alcanzar la santidad de vida que es lo que necesita la Iglesia y el mundo; y para que muchos jóvenes se animen a seguir a Jesús en la vocación y misión sacerdotal, porque la cosecha es, cada vez, más abundante y ya es la hora y el tiempo de la Misión”.

Institución de la Jornada

La Jornada Mundial de las Misiones fue instituida por Pío XI. Electo Papa en 1922, demostró un gran interés por las misiones cuando en la Fiesta de Pentecostés de ese mismo año interrumpió su Homilía, despertando un silencio azaroso; tomó su solideo blanco y lo hizo circular entre los cardenales, obispos, sacerdotes y fieles en la basílica de San Pedro, haciéndose así él mismo recaudador de una colecta en favor de las misiones.

A pedido de los miembros de las Obras Misionales Pontificias (OMP), instituyó la Jornada Mundial de las Misiones el 14 de abril de 1926, y más tarde recibió el nombre oficial de Domingo Mundial de las Misiones, popularizada con el nombre de Domund.