Colecta Más por Menos, una red solidaria

 

Más solidaridad X menos exclusión

Los días 12 y 13 de septiembre se realizará en todo el país la Colecta Más por Menos, en su edición número 40, organizada por la Comisión Episcopal de Ayuda a las Regiones Más Necesitadas, que preside el obispo de Añatuya, monseñor Adolfo Uriona FDP, y tiene por lema: “Más solidaridad por Menos exclusión”.

Esta colecta comenzó por iniciativa del entonces obispo de Añatuya, monseñor Jorge Gottau, quien se inspiró en la colecta que en Alemania realiza la institución católica Adveniat, que ayuda con sus aportes a los países latinoamericanos desde 1961, en retribución a las ayudas que recibió desde el subcontinente después de la Segunda Guerra.

En los últimos años las donaciones de la Colecta Más por Menos aumentaron desde 2001, año en el que el monto de lo recaudado fue de $ 2.427.619 hasta los $ 6.766.709 recibidos en 2008.

Los aportes son asignados en su mayoría a las denominadas diócesis más necesitadas, 25 en total, que son: Añatuya, San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Humahuaca, Formosa, Orán, Puerto Iguazú, Goya, Santiago del Estero, Cafayate, Concepción, Santo Tomé, Corrientes, Resistencia, Jujuy, Deán Funes, Merlo-Moreno, Gregorio de Laferrere, Reconquista, Posadas, Cruz del Eje, Concordia, San Carlos de Bariloche, San Miguel, Catamarca y Salta.

Los importes asignados a estas diócesis varían entre los 165.000 y 195.000 pesos y se aplican a la promoción de los aborígenes; apoyo a los excluidos: compras de terrenos, escrituración, construcción, remodelación, ampliaciones de aulas, baños y sostenimiento de asilos, hogares, internados, salones multiusos o comunitarios, albergues, centros educativos y comedores escolares; apoyo para la creación de fuentes de trabajo, con la creación de talleres, huertas, cooperativas y criaderos destinados a familias pobres; asistencia para el traslado de personas o cosas afectadas a la promoción social; comunitarios; asistencia para la construcción de salas de primeros auxilios y enfermerías, preferentemente en zonas rurales o marginales de centros periféricos; provisión de medicamentos; sostenimiento de centros contra la droga, el sida y el alcoholismo; ayuda para la compra de terrenos y construcción de viviendas para comunidades y personas indigentes, que incluye el sistema de construcción por ayuda mutua.

El Papa Benedicto XVI envió una carta a los promotores de la Colecta y alentó a los cristianos a contribuir, a “reducir el escándalo de la pobreza y la inequidad social”.

Si bien la colecta se realiza durante esos dos días, las contribuciones se reciben durante todo el año, y provienen tanto de donantes católicos como de otras confesiones.