Recomendaciones de la Iglesia en Mendoza

 

Acerca de las medidas por Gripe A

A los fieles católicos de la Arquidiócesis de Mendoza:

La difusión de la llamada “Gripe A” constituye una preocupación de todos. Como ciudadanos responsables hemos de acatar las disposiciones de nuestras autoridades al respecto.

Urge el consenso de todos los actores sociales y políticos para adoptar medidas eficaces. El bienestar de nuestro pueblo, especialmente de los más débiles, debe primar por encima de todo.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Ante todo, ORAR

Como creyentes en Dios, hemos de acudir a él con la súplica confiada, especialmente ferviente en esta necesidad. Invitamos, por tanto, a los fieles católicos a unirnos en una oración al Señor por la salud de nuestro pueblo, especialmente por quienes están en mayor situación de riesgo: niños, adolescentes, embarazadas, ancianos y enfermos.

Confiemos nuestra intención a los patronos de nuestra Providencia: la Santísima Virgen del Rosario y Santiago Apóstol. Se puede emplear la siguiente súplica litánica:

V/ Virgen del Rosario y Patrón Santiago
R/ Protejan la salud de nuestro pueblo

V/ Virgen del Rosario y Patrón Santiago
R/ Protejan especialmente a los más necesitados.

Se sugiere a los párrocos y demás sacerdotes celebrar la Eucaristía empleando las oraciones previstas por el Misal romano para la Misa para pedir por diversas necesidades.

Pero también, ACTUAR

Atendiendo además a las recomendaciones que dan las autoridades sanitarias, hemos decidido:

1- Suspender por el mes de julio todas las actividades con niños y adolescentes que se desarrollan en las parroquias u otras comunidades cristianas, especialmente las que tienen lugar en espacios cerrados. Las mimas se retomarán cuando las autoridades provinciales indiquen el reinicio del año lectivo.

2- Recordar que no están obligados al precepto de la Misa dominical quienes estén en particular situación de riesgo: niños, adolescentes, embarazadas, personas con cuadros de problemas respiratorios, o quienes están a cargo de estos grupos.

3- Como ya indicamos, suprimir el saludo de la paz en la celebración eucarística y recomendar vivamente recibir la comunión en la mano.

4- Pedir que se cuiden algunas medidas higiénicas en los templos y otros lugares de uso comunitario, especialmente la ventilación de los mismos por espacio de, al menos, una hora.

5- Pedir a los sacerdotes y otros agentes de pastoral que ayuden a difundir las pautas de prevención indicadas por las autoridades sanitarias, sobre todo las que tengan que ver con la responsabilidad de los padres en el cuidado de la salud de sus hijos.

No está previsto, al menos por ahora, una suspensión de otras actividades pastorales o de culto, por ejemplo, la Misa. Estaremos atentos a las recomendaciones o disposiciones de las autoridades competentes.

Arzobispado de Mendoza