Bien Común y Diálogo

 

La Conferencia Episcopal Argentina llamó hoy "a fortalecer el diálogo para superar la excesiva fragmentación que debilita nuestra sociedad" y convocó a una mayor disposición para "encontrar los consensos necesarios que nos ayuden a reafirmar nuestra identidad y crecer en la amistad social".

Lo hizo en una declaración titulada "Bien común y diálogo" que se difundió en la casa de ejercicios "El Cenáculo - La Montonera (Pilar, provincia de Buenos Aires) donde, desde el lunes pasado, se desarrolla la 92ª Asamblea Plenaria.

El texto fue difundido luego de una conferencia de prensa de la que participaron el presidente de Cáritas Argentina, monseñor Fernando Bargalló, y el presidente de la Comisión Episcopal de Educación Católica, monseñor Guillermo Garlatti.

Acerca de la Ley de Educación

Si bien el tema central abordado por los prelados fue la actividad de Cáritas Argentina en el país, también trabajaron sobre otras cuestiones, como la instrumentación pastoral del documento Navega Mar Adentro, y sobre los aportes de los obispos argentinos a la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Asimismo, presentaron sus informes las comisiones episcopales de Liturgia, Vida Consagrada, Ministerios, Educación Católica, Misiones y Catequesis y Pastoral Bíblica.

Luego de las deliberaciones, durante el encuentro con la prensa, monseñor Garlatti anunció que mañana difundirán una carta dirigida al pueblo de Dios y a las autoridades sobre el tema de la Ley de Educación Nacional, en la que marcarán los principios y puntos importantes que la Iglesia espera estén incluidos en la futura norma educativa.

El prelado bahiense adelantó que se reclamará respeto al principio de libertad de enseñanza que garantiza la Constitución Nacional, a la libertad de conciencia, y al derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos.

Reconocen el logro de monseñor Piña

Monseñor Bargalló dijo en la conferencia de prensa que el plenario de obispos "comentó y reconoció" el triunfo del obispo emérito de Puerto Iguazú, monseñor Joaquín Piña, en las elecciones para convencionales constituyentes en la provincia de Misiones, que evitó cambios en la Constitución provincial para favorecer la reelección indefinida del gobernador Carlos Rovira.

"Es de valor la acción del pueblo de Misiones y de la Iglesia para favorecer la formación ciudadana y reconocer lo que estaba en juego y votar después en conciencia", subrayó.

Bien Común y Diálogo

Documento del Episcopado dado en el marco de la 92ª Asamblea Plenaria (Pilar, 10 de noviembre de 2006)


Con ocasión de nuestra Asamblea Plenaria los Obispos nos dirigimos a los fieles cristianos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, con el deseo de compartir algunas reflexiones que nos ayuden a fortalecer nuestra esperanza y a recorrer todos juntos, gobernantes y ciudadanos, el camino de la construcción del Bien Común, ámbito necesario para el desarrollo de la dignidad de la persona humana y fundamento de la equidad en el crecimiento de la sociedad.

El Bien Común es el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección.

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia nos recuerda que el Bien Común no consiste en la simple suma de los bienes particulares de cada sujeto del cuerpo social, y que la persona sola no puede encontrar realización en sí misma, prescindiendo de su ser «con» y «para» los demás. Por ello se hace necesario un amplio y sincero diálogo de toda la sociedad.

El diálogo es el gran instrumento de construcción y consolidación de la democracia. Los cristianos encontramos su fundamento en la Encarnación del Hijo de Dios que tomó, Él mismo, la iniciativa de hacerse como nosotros para venir a salvarnos.

El compromiso de la Iglesia con el diálogo nace de la fe en Jesucristo y en la verdad del Evangelio.

Esto nos obliga a priorizarlo en todos los órdenes de nuestra convivencia.

Disposición que nos compromete en primer lugar a nosotros mismos como testigos de la fe que predicamos.

Fortaleciendo el diálogo podremos superar la excesiva fragmentación que debilita a nuestra sociedad y nos dispondremos a encontrar los consensos necesarios que nos ayuden a reafirmar nuestra identidad y crecer en la amistad social.

Este camino, unido a un verdadero espíritu de reconciliación que nace de la verdad, se afirma en la justicia y se plenifica en el amor, es el que nos permitirá consolidar las instituciones de la Nación.

A pesar de los logros que, con el esfuerzo de muchos argentinos, hemos obtenido en estos últimos años, los niveles de pobreza, exclusión social e inequidad son todavía altos.

Por lo tanto, es necesario que, viviendo con más austeridad nos preocupemos mucho más de los pobres y nos comprometamos con espíritu solidario a acrecentar la riqueza del país y a distribuirla con mayor equidad.

En el marco pastoral de nuestra Asamblea los invitamos a ejercer un mayor protagonismo en la construcción de la sociedad civil, que nos permita convertirnos en activos ciudadanos y asumir nuestra personal responsabilidad en la concreción de ese conjunto de condiciones que llamamos “Bien Común”.

Renovamos nuestra vocación de servicio a nuestros hermanos y al bien del país que encomendamos a la Virgen de Luján que siempre nos acompañó a lo largo de nuestra historia.