Mensaje del Equipo de Pastoral Social de Santa Rosa

 

Carta abierta al pueblo de Santa Rosa y a las auoridades que nos representan

Hermanos:

En vista de los acontecimientos recientemente acaecidos, nuestra parroquia y su comunidad creyente disponen de palabras y reflexiones de fe para iluminar los momentos de conflictos.

La Iglesia no puede legislar la justicia de una sociedad, pero tampoco puede ni debe quedarse al margen en la lucha por la justicia y la paz social. Debe insertarse en la sociedad a través de la purificación de la razón y la formación ética.

En este sentido, la fe permite a la razón desempeñar del mejor modo su cometido y ver cada vez mas claramente lo que es propio y emitir un juicio moral sobre cosas que afectan al orden político aplicando todos y solo aquellos medios que sean conforme al Evangelio.

El conflicto que se ha dado entre la Intendencia y el Concejo Deliberante trajo aparejada la movilización de un numeroso grupo de contratados porque quedaban sin trabajo. Esto nos ha entristecido y preocupado conduciéndonos a convocar a ambas partes: Intendente y Concejales, para que nos informaran sobre las causas y motivos de esta problemática.

Luego de dichos encuentros llegamos a las siguientes conclusiones:

* Es notoria la falta de comunicación y trabajo en equipo entre la Intendencia y el Concejo.
* Se observa que hay agresiones verbales, falta de armonía, primacía de intereses personales y sectoriales que resienten la convivencia y toda posibilidad de diálogo necesario para el correcto funcionamiento de las instituciones democráticas.
* Existe una lucha de poder que desplaza la dedicación al bien común del departamento.
* Llama la atención la “unidad” que prima entre los diez Concejales perteneciente a los distintos bloques.

A nuestras Autoridades:

Posterior a las conclusiones traemos a esta carta el pensamiento de la Iglesia en su Doctrina Social:

Recordamos que el pueblo confiere el poder y el gobernante debe ejecutarlo con conciencia ciudadana buscando siempre el bien común, cuyos principios son el servicio a la familia, la persona humana, la cultura, el trabajo y la educación, etc. Porque el bien común es el bien de todos los hombres y de todo el hombre, debemos ponerlo sobre los bienes particulares y sectoriales. Esta prioridad en toda gestión de gobierno fortalece los poderes del Estado (Ejecutivo y Legislativo) para el ejercicio de la democracia.

Entre quienes representan con dignidad al pueblo, debe existir el diálogo desinteresado, objetivo y leal porque sin él no pueden debatir sobre proyectos y buscar sus respectivas soluciones.

En la actualidad nos invade la tentación del autoritarismo y la intransigencia y sólo la persona sabia podrá superar estos riesgos con humildad de corazón, apertura para escuchar y cambiar, ganas de aprender y experiencia de vida sana.

Se ha de tratar de promover la cultura del trabajo; para ello es necesario gestionar políticas de empleo productivo con la colaboración amplia de: Gobierno Provincial y Municipal (Intendencia - Concejo Deliberante), Empresarios, Uniones Vecinales y Mesa de Gestión, para lograr el crecimiento que hace a la dignidad de las familias más carenciadas, evitando así la dependencia estatal.

Sugerimos a quienes tienen responsabilidad política a no olvidar ni subestimar la dimensión moral de la representación; que consiste en compartir el destino del pueblo y en buscar soluciones a problemas sociales; tales como la sub-ocupación, vivienda y educación.

Queridos Vecinos:

Estamos convencidos y de acuerdo que el departamento de Santa Rosa es nuestra casa común, y quienes la habitamos somos su familia. Podemos tener diversos puntos de vista sobre muchos temas, debatir con convicción nuestras diferencias. Pero, nunca tenernos como enemigos.

Debemos ser ciudadanos responsables, respetuosos de la Ley y con un hondo sentido de la justicia.

Es la cultura de la vida, del trabajo y la solidaridad la que debe prevalecer. Nuestro departamento posee optimismo, esperanza y sanas ambiciones que entre todos debemos cuidar y favorecer.

Está viva en el corazón del santarrosino la fe en Dios y la solidaridad, virtud cristiana que con la caridad, Jesús hizo resplandecer y nos mandó a amarnos los unos a los otros.

Para nuestra reflexión transcribimos el Himno del Amor que aparece en 1ºCor. 13, 4-8:

“El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie; no es orgulloso; no es grosero ni egoísta; no se enoja por cualquier cosa; no se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho; no aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad.

El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sólo el amor vive para siempre”

A los Medios de Comunicación:

Nos duele que con frecuencia en los medios de comunicación encontremos noticias que desprestigian y perjudican la autoestima de los santarrosinos. Por ello, invitamos a los mismos a descubrir y transmitir valores, a promover la amistad civil, mejorando las relaciones comunitarias entre las personas, utilizando la información para edificar en los diferentes sectores de nuestro departamento, evitando la violencia y confusiones en desmedro de la verdad, que sólo conduce a la pérdida de credibilidad.

Conclusión:

Imaginemos nuestro futuro ¿Cuánta disciplina e integridad moral necesitamos? Entendiendo por ella en el sentido cristiano, el autodominio para hacer el bien, para ser servidor de la verdad y del desarrollo de nuestras tareas sin dejarnos corromper por favores, intereses y ventajas. Se necesita mucha fuerza y mucha perseverancia para conservar la honestidad que debe surgir de una nueva educación (Doc. de Aparecida – Encuentro de Obispos de América Latina 2007).

Ponemos este mensaje en vuestras manos y corazón y le pedimos a nuestra Santa Patrona que interceda por nosotros y acompañe el camino de las autoridades y dirigentes departamentales.

Con el afecto de siempre, Parroquia de Santa Rosa de Lima que reza y ora por ustedes.

Pbro. Enio Chaile y Equipo Pastoral Social.