Encuentro Matrimonial festeja 20 años en la diócesis

 

El Movimiento de Encuentros matrimoniales cumple veinte años de vida en Mendoza. La Eucaristía por todos los dones y gracias recibidas en este largo caminar, será presidida por Mons. Arancibia, el martes 30 de septiembre, a las 21:00 horas, en el Santuario de La Carrodilla.

Nota: Equipo de Encuentro Matrimonial.P. Luis Sabarre - Raúl y Raquel Fernández

Con inmensa alegría y gozo queremos compartirles que nuestro querido movimiento celebra sus 20 años caminando en la diócesis de Mendoza, nos enorgullece pensar en el camino recorrido desde aquel setiembre de 1988, cuantos esfuerzos y trabajos, pero fundamentalmente cuanto amor en ese grupo de pioneros que habiendo vivido la experiencia en San Rafael la hicieron suya y se propusieron traerla a nuestras tierras.

Nos alienta pensar en tantos sacerdotes y matrimonios unidos trabajando por un mismo ideal “cambiar el mundo con amor”, ¡SI con el nuestro!, con ese amor que renovamos cuando hicimos el fin de semana y marcó en cada uno de nosotros un estilo de vida diferente que nos invita a brillar luchando por nuestros sacramentos.

Hoy a 20 años de aquel comienzo nos alegra haber llegado, gracias a la protección de nuestro Padre, a más de 1.400 matrimonios con la buena nueva de nuestro amor sacramentado, y también a los novios con un espacio de reflexión, trabajo y preparación a través del fin de semana católico para novios.

Como gran familia queremos compartir nuestra alegría y por eso los invitamos a los festejos que con motivo de éste acontecimiento estamos preparando:

Martes 30/09/2008 – 21:00horas – Santa Misa – Celebrada por nuestro Arzobispo Mons. José María Arancibia - Santuario de la Carrodilla - San Martín y Carrodilla, Luján.

Sábado 04/10/2008 – 21:00 horas – Cena a la canasta y baile de disfraces - Liceo General Espejo – Boulogne Sur Mer 2136, Ciudad.

Solo nos resta darle gracias a todos los sacerdotes y matrimonios que dejaron de una u otra manera su huella en este largo caminar, formando la gran familia que hoy somos y pedirle a Dios que fortalezca e ilumine nuestro servicio.
¡Un fuerte y afectuoso abrazo para todos!