Visita Pastoral del Obispo

 

Parroquia Nuestra Señora de la Misericordia (Las Heras)

De acuerdo con el programa diseñado para este año, el arzobispo ha visitado la parroquia de Nuestra Señora de la Misericordia, entre los días 3 y 7 de septiembre. Con ayuda del párroco, P. Sisto Karrau, de los padres Germán y Alejandro, y del diácono Oscar Fernández, como de numerosos agentes pastorales, el obispo pudo recorrer la extensa jurisdicción, visitar comunidades y centros, celebrar allí los sacramentos y dialogar con los fieles cristianos. Sigue a continuación la carta que pidieron al obispo para el Boletín parroquial:

Muy estimados fieles cristianos
de la parroquia Nuestra Señora de la Misericordia:

Quiero saludarlos al término de mi visita pastoral a esa comunidad. He pasado días hermosos con ustedes, compartiendo sus anhelos, logros y dificultades. Les agradezco la manera cordial de recibirme y acompañarme en todas partes y en todo momento.

He visitado las cuatro comunidades y los centros de evangelización. Hemos meditado juntos la Palabra de Dios, y celebrado los sacramentos de nuestra fe. En la asamblea del sábado, me han presentado todas las actividades y a sus responsables, como también las inquietudes que allí mismo comentamos. Tuve oportunidad además de saludar y bendecir a los niños de la catequesis, en los diversos centros. Con los tres padres misioneros de la Consolata, a quienes está confiada la parroquia, he podido conversar largamente sobre su tarea pastoral. ¡Muchas gracias, padres Sisto, Germán y Alejandro, por su entrega de vida y ministerio pastoral!

Al recordar mi breve visita anterior (noviembre del 2002), reconozco con mucha alegría que el Señor les ha permitido dar pasos importantes para crecer como comunidad parroquial. Así lo hemos comentado juntos, con el propósito de agradecer a Dios tantos dones y gracias.

La parroquia está hoy bien organizada en el amplio y bien poblado territorio que comprende. Lleva adelante una intensa acción pastoral y de promoción, con la colaboración de numerosos fieles cristianos laicos guiados por los sacerdotes y el diácono Oscar. Se ha logrado infundir un fuerte sentido misionero en toda la comunidad, que les permite vivir con ardor la identidad misma de la Iglesia enviada por Cristo al mundo.

La situación general no es nada fácil, por los muchos problemas que ustedes mismos me han confiado, y que son causa de constante aflicción. Pero comprendo y aprecio que los mueve el Espíritu del Señor, para ser fuertes y valientes en el testimonio de vida cristiana, y en el anuncio del Evangelio, a fin de llevar la salvación a toda creatura. Esa es la voluntad de Dios, que nos quiere con entrañas de profunda misericordia.

De manera particular agradezco el trabajo del Equipo de animación, del Consejo de Pastoral y el de Asuntos Económicos, porque de una manera eficaz ayudan a la integración y participación de todos en la obra evangelizadora. Valoro asimismo la preocupación por la formación de los responsables de las diversas actividades, ofrecida desde la misma parroquia o desde los centros diocesanos. Siempre será de mucho provecho espiritual y pastoral, mantener una estrecha comunión con el decanato y la diócesis.

Los animo, pues, a seguir el camino comenzado a través de momentos e instrumentos tan buenos como los tiempos de oración, los encuentros de comunidad, las asambleas parroquiales, y el proyecto parroquial de pastoral, redactado en estrecha relación con el Plan Diocesano y el Documento de Aparecida. Sigan trabajando con empeño en la condición de “discípulos misioneros”, que es una hermosa vocación, capaz de llevar al mundo la paz y la justicia que anhela. Para ello les recuerdo: “Conocer a Jesucristo por la fe es nuestro gozo; seguirlo es una gracia, y transmitir este tesoro a los demás es un encargo que el Señor, al llamarnos y elegirnos, nos ha confiado. Con los ojos iluminados por la luz de Jesucristo resucitado, podemos y queremos contemplar al mundo, a la historia, a nuestros pueblos de América Latina y de El Caribe, y a cada una de sus personas” (Aparecida 18).

Estoy seguro que estas palabras serán de estímulo para ustedes, sin perder la sencillez y humildad propia de los servidores de Jesús y devotos de María, nuestra Madre y Modelo de Iglesia. Prometo seguir rezando por todos ustedes, como me lo han pedido. De mi parte, les encomiendo pedir con insistencia por las vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras.

Sigamos muy unidos en la comunión eclesial, y en el Cuerpo de la Iglesia, cuya cabeza es Jesucristo, mientras bendigo a todos con afecto pastoral.

José María Arancibia
Arzobispo de Mendozza


Nota del P. Sisto Karrau,IMC

Del 3 a 7 de setiembre el Sr. Obispo ha visitado nuestra comunidad Parroquial, queremos compartir con cada uno de los fieles esta visita de nuestro pastor. Ante todo fue un momento de gracia y de muchas bendiciones que nuestro obispo estuviera entre nosotros. El tiempo nos acompañó favorablemente, y aunque hubo algunos días de lluvia la visita siguió con alegría y fe. A pesar de las distancias entre las comunidades, barrios, el obispo en estos días tuvo la oportunidad de dialogar con las familias y grupos. Algo que nos impresionó es su apertura y cercanía hacia la gente; con una actitud de oración y escucha.

También tuvo encuentros con el Consejo Asuntos Económicos, Consejo Pastoral, Asamblea Parroquial, los jóvenes. Con los chicos de catequesis, los alumnos de las escuelas, etc. El obispo confirmó a los de catequesis de adultos, fiesta Patronal en la Capilla Carmen de Cuyo. En esta visita el obispo nos alentó a seguir el discipulado y la misión de Jesús. Todavía debemos estar atentos a la voluntad de Dios y descubrir quien es Jesús y llevarlo a nuestra vida.

Termino esta pequeña reseña agradeciendo en nombre de nuestra comunidad la visita del Sr. Obispo a nuestra parroquia, el tiempo que nos a dedicado para acompañarnos, alentarnos y también animarnos en el camino de la misión.


Abrir Archivo de Fotos