Tres puntos de vista para obrar en justicia

 

Comunicado de Mons. José María Arancibia

"Tres puntos de vista para obrar en justicia"

Un caso doloroso de violencia sexual sufrida por una menor ha encendido nuevamente el debate ético y jurídico sobre el aborto. Algunas consideraciones al respecto.

1. El punto de vista de la víctima. La sociedad, masivamente, se ha puesto a favor de la víctima del abuso. Es muy buena señal. Nunca haremos lo suficiente para prevenir estos casos. La familia debe recibir todo el apoyo del estado y la sociedad entera. Y de modo estable. Los cristianos tenemos un mandato específico de Cristo al respecto. La condición de minoridad de la víctima nos debe llevar a todos a extremar la prudencia, el respeto y la delicadeza al tratar esta dolorosa situación humana.

2. El punto de vista de la mujer. Las voces de las mujeres y de su experiencia de maternidad también se han hecho oír. Es bueno que así ocurra. La perspectiva del genio femenino es imprescindible para superar miradas meramente especulativas y calculadoras que hacen de estos hechos un “caso” para la información o para la presión de los intereses de grupo.

3. El punto de vista del niño por nacer. El fruto de toda concepción es un ser humano. El más inocente e indefenso. Resulta también una víctima potencial. La voz de la razón es clara: el derecho a la vida es el derecho humano fundamental, presupuesto además de todos los demás derechos. No existe, por tanto un derecho al aborto o, en este caso, un presunto derecho a decidir sobre el propio cuerpo. El niño por nacer es un sujeto personal, distinto de los demás, incluida la mujer que lo ha concebido.

La ley o la jurisprudencia podrán ampliar los márgenes de la no imputabilidad del aborto para algunos casos. Lo que nunca podrán hacer es anular su carácter de acto gravemente desordenado: un mal objetivo. Siempre constituirá una injusticia que lesiona profundamente a la sociedad.

Gracias a Dios, nunca faltará la voz de la conciencia que no solo quiere cumplir la ley sino, por encima de todo, realizar lo que es justo, bueno y verdadero.

La convergencia de estos puntos de vista nos dará la clave para obrar en justicia.

José María Arancibia
Arzobispo de Mendoza
Lunes 8 de setiembre de 2008
Natividad de la Ssma. Virgen María