Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes

 

Homilía de Mons. José María Arancibia en la Misa de Clausura de la Festividad de Lourdes en el Santuario de El Challao

A los 150 años de las apariciones

1.
Nuestro primer deseo y deber es de una GRATITUD inmensa. Hace 150 años, María, la Madre de Dios, se quiso manifestar al mundo, con precioso rostro, en la Francia lejana:

- Ella se dio a conocer como la MUJER concebida y nacida sin mancha de pecado, ni inclinación alguna hacia el mal;

- para cumplir el proyecto de DIOS, como ya la reconocía y amaba entonces la Iglesia;

- con toda la BELLEZA que el ser humano puede reflejar, creado y redimido en Cristo;

- para acercarse con cariño de MADRE a los pobres, sencillos y pecadores,

- enseñando, consolando e intercediendo, con admirables signos.

2. Su presencia en MENDOZA es también de muchos años. Quizás mucho más de la mitad del tiempo, que ahora recordamos. Sobre todo en este lugar de El Challao, conocido y visitado como centro de peregrinaciones. Asimismo en tantas parroquias, iglesias, capillas y grutas. ¡Cuántas familias, incluso, han querido tener su imagen en casa, como signo de afecto y confiada protección!

Tenemos que hacer, por tanto, memoria agradecida por esta larga y constante presencia en medio nuestro. Mucha gente ha venido hasta aquí, antes y ahora. Miles de gracias fueron conseguidas. Por eso, es ocasión oportuna para: traer a la mente y al corazón el mensaje y significado de sus apariciones en la gruta de Lourdes. La viva cercanía con la Madre y Señora nuestra, es siempre fuente de consuelo y esperanza , de amor y de paz.

3. Repasemos algunos aspectos propios de su mensaje en Lourdes.

• La Virgen pidió construir una capilla en aquel lugar. Aquí, y en tantos sitios, se han construido hermosas iglesias, grandes y pequeñas. Estamos contentos. Podemos venerarla en tantos lugares de oración y peregrinación. HOY, en un sentido más profundo todavía, nos seguimos cuestionando sobre ese otro “bello templo” que es nuestra vida personal y comunitaria, que Jesús nos pide construir según su Palabra, como casa bien sólida y segura. ¡Cuánto trabajo nos aguarda para cumplir este ideal del Evangelio!

• Aquella hermosa señora de blanco, solicitó hacer mucha oración por la conversión de los pecadores, y acompañó a Bernardita en el rezo del santo Rosario. HOY no sólo contemplamos su imagen con el Rosario en la mano, sino que la devoción del Rosario se ha extendido cada vez más. Con ello, se reaviva el deseo ardiente de recorrer los misterios de Cristo, para a conocerlo, amarlo y seguirlo en todo tiempo y lugar. La oración recomendada por María, se orienta al deseo de una sincera conversión personal y comunitaria, inspirada en el amor de Dios mostrado en Jesús, que poco correspondemos con la propia vida.

• María mandó a Bernardita que se lavara con un agua surgida de manera milagrosa, junto a la gruta. Por eso suele haber agua, y agua bendita, en las grutas que recuerdan a la Virgen de Lourdes. Acostumbramos santiguarnos y lavarnos, con esa agua. Incluso la llevamos a nuestras casas para usarla con devoción. HOY necesitamos reconocer de nuevo, que esa agua es símbolo del Bautismo y de la Reconciliación, que perdona los pecados por la gracia de Dios. Más aún, es signo del Espíritu Santo, que como don primordial brota del corazón abierto de Cristo, para santificar a su Iglesia y ofrecer al mundo los dones transformadores del Reino.

4. El Papa Benedicto ha concedido INDULGENCIA PLENARIA a quienes participan de estas fiestas. Antes de mencionar su significado, quiero recordar un mensaje suyo reciente. Él estuvo en Brasil, para inaugurar la 5ª Conferencia de Obispos del continente (mayo 2007). Allí, en el santuario mariano de Aparecida, nos invitó a permanecer en “la escuela de María”. ¿Qué se aprende en su casa? Una pregunta muy interesante para este día. “María Santísima, la Virgen pura y sin mancha es para nosotros escuela de fe destinada a conducirnos y a fortalecernos en el camino que lleva al encuentro con el Creador del cielo y de la tierra.... Permanezcan en la escuela de María. Inspírense en sus enseñanzas. Procuren acoger y guardar dentro del corazón las luces que ella, por mandato divino, les envía desde lo alto” (A 270). “Ella, que “conservaba todos estos recuerdos y los meditaba en su corazón” (Lc 2, 19; cf. 2, 51), nos enseña el primado de la escucha de la Palabra ... . El Magnificat está enteramente tejido por los hilos de la Palabra de Dios ... en Ella la Palabra de Dios se encuentra de verdad en su casa, de donde sale y entra con naturalidad. Ella habla y piensa con la Palabra ... la Palabra de Dios se le hace su palabra, y su palabra nace de la Palabra de Dios. ... sus pensamientos están en sintonía con los pensamientos de Dios, que su querer es un querer junto con Dios” (A 271).

Al querer revivir el misterio de Lourdes, las palabras del santo Padre, nos ayudan a descubrir y a vivir su sentido más completo y profundo. No sólo recurrimos a María Virgen, para presentarle nuestras necesidades; sino para escucharla y aprender de Ella, que como buena y santa Madre, tiene mucho que enseñarnos en toda etapa y circunstancia de la vida.

5. En el camino de esta Iglesia diocesana que peregrina en Mendoza, ponemos en Ella nuestra mirada para que inspire y acompañe el deseo de ser mejores discípulos misioneros de Jesucristo, para la vida de nuestro pueblo. Este es el objetivo general de nuestra plan diocesano de pastoral para los próximos años. Somos conscientes de nuestra situación actual, humana, social y religiosa. Queremos estar mejor dispuestos a escuchar y vivir a Palabra de Dios. “En la escuela de María”, como aconseja el Papa Benedicto. Siempre atentos a procurar una vida plena, en la familia y en la sociedad. Así lo meditamos en nuestra fiesta patronal del Rosario (octubre 2007). La vida personal y comunitaria de los cristianos, devotos de María, se distingue por el amor inseparable a Dios y al prójimo.

La Virgen María, “como madre de tantos, fortalece los vínculos fraternos entre todos, alienta a la reconciliación y el perdón, y ayuda a que los discípulos de Jesucristo se experimenten como una familia, la familia de Dios. En María nos encontramos con Cristo, con el Padre y el Espíritu Santo, como asimismo con los hermanos.” (A 267) “María, Madre de la Iglesia, además de modelo y paradigma de humanidad, es artífice de comunión. ... Ella atrae multitudes a la comunión con Jesús y su Iglesia, como experimentamos a menudo en los santuarios marianos.” (A 268). Esta masiva concurrencia al santuario de El Challao, representa pues el anhelo por una comunidad mendocina fraterna, en justicia, respeto y amistad.

Este año, nos entusiasma alcanzar la gracia de la indulgencia plenaria. Es la purificación completa del corazón, conseguida por los méritos de Cristo, María y todos los santos, por mediación de la Iglesia. Está siempre ligada a nuestras obras buenas. Ojalá procuremos alcanzarla, no solamente para tener paz interior, y reconciliación con el presente y pasado de la vida. Sino, además, como entusiasmo por lograr el encuentro con Jesucristo, desde una renovada fe y esperanza. Y así, responder a su amor misericordioso por nosotros, abriendo el corazón a su Palabra de gracia, que ilumina la vida, y lleva por el auténtico camino de la felicidad plena y de la paz duradera.