En Apoyo al Papa Benedicto XVI

 

En la Plaza San Pedro

El cardenal Camillo Ruini, Vicario del Papa para la ciudad de Roma, invitó a todos los romanos, no sólo a los católicos, a reunirse este domingo en la Plaza de San Pedro, durante el rezo del Ángelus, para expresar su solidaridad con el papa Benedicto XVI, luego de la suspensión de su visita a la Universidad "La Sapienza" de Roma.

El Pontífice iba a inaugurar el año académico de esa Universidad, pero la amenaza de protestas violentas por parte de un grupo de alumnos y profesores decidió al Vaticano a suspender la visita.

Durante la audiencia general de este miércoles en el Aula Pablo VI, cientos de jóvenes de “La Sapienza” expresaron su solidaridad con el Pontífice con pancartas y lemas de apoyo.

La intolerancia contra el Papa generó una ola de protestas en Italia. El cardenal Ruini señaló en un comunicado que considera que el Ángelus, a mediodía, “será un gesto de cariño y de serenidad, una expresión de la alegría que sentimos por tener a Benedicto XVI como nuestro obispo y nuestro Papa”.

“En esta circunstancia que golpea dolorosamente a toda nuestra ciudad, la Iglesia de Roma expresa su filial y total cercanía a su obispo, el Papa, y expresa el amor, la confianza, la admiración y la gratitud a Benedicto XVI, que está en el corazón del pueblo de Roma.

[n[El discurso que no se pronunció: "No vengo a imponer la fe"

"No vengo a imponer la fe, pero sí a pedir el coraje para la verdad", son las palabras con las que el Papa Benedicto XVI habría iniciado su discurso ayer en la Universidad “La Sapienza”, de Roma, cuya visita fue suspendida tras las amenazas de un grupo de estudiantes de perturbar el acontecimiento.

"¿Qué debería hacer o decir el Papa en la Universidad? No imponer de modo autoritario la fe a otros, que solo puede darse en libertad", escribió Benedicto XVI en el discurso que hubiera debido pronunciar ayer en esta universidad fundada en 1303 por otro papa, Bonifacio VIII, que fue publicado completo en la edición diaria de “L'Osservatore Romano”.

“La Sapienza” fue alguna vez la Universidad del Papa pero hoy es una universidad secular con la autonomía que ha sido parte de la naturaleza de cualquier universidad, comprometida solo a la autoridad de la verdad".

En su discurso, Benedicto XVI se pronuncia a favor de la posibilidad de probar la verdad religiosa. "Muchas cosas dichas por los teólogos a lo largo de nuestra historia o incluso convertidas en parte de la práctica por autoridades de la Iglesia, han sido luego señaladas como falsas por la historia. Sin embargo, es cierto que la historia de los santos, la historia del humanismo creciente en los fundamentos de la fe cristiana demuestra la verdad de esta fe en su corazón esencial, dándole así un papel en la razón pública".

El Santo Padre advierte también acerca de un creciente peligro en la civilización occidental: "que el hombre, precisamente por la grandeza de su conocimiento y poder, puede rendirse ante la pregunta sobre la verdad. Y eso significa al mismo tiempo que la razón, al final, se doblega ante la presión de los intereses y la búsqueda de la utilidad y hace de ésta su ultimo y decisivo criterio".

Benedicto XVI concluye su discurso no pronunciado destacando que como Pastor de la Iglesia "es mi deber mantener viva la sensibilidad por la verdad, lo que significa que siempre invite a la razón a ir a buscar la verdad, el bien, Dios".

Info: Noticias aica