RIVADAVIA ES LA SEDE DE LA MISIÓN DEL SEMINARIO ARQUIDIOCESANO DE MENDOZA “El formar a un cura no es solamente que vaya a tomar algunas horas de clase, esta misión es parte de la formación pastoral” Diego Resentera, rector del Seminario Arquidiocesano

 

.







14 seminaristas de la diócesis de Mendoza están visitando hogares y familias de los barrios urbanos marginales y rurales del Departamento de Rivadavia, para llevar un mensaje de esperanza y compartir mates, charlas y oraciones con los hermanos más necesitados.

Los futuros pastores de nuestra iglesia mendocina han salido de misión y durante 10 días estarán compartiendo vidas, realidades difíciles, encuentros con los más jóvenes y llevando el mensaje de Jesucristo que nos ama, a cada familia y cada hogar.

Dos grandes grupos son los que recorren día tras días los barrios más vulnerables de la zona. Por un lado, los seminaristas de los primeros años, insertados en la Capilla Ntra. Sra. de Pompeya en la zona de Santa María de Oro, compuesta por los tres barrios: Municipal, Juana Azurduy y San José. El resto de los seminaristas, se encuentran instalados en el barrio La Inmaculada, de la Capilla Sagrado Corazón.

El padre Diego Resentera, rector del Seminario Arquidiocesano de Mendoza nos comparte que esta misión, que se realiza todos los años en enero, tiene un gran protagonismo en la educación de nuevos sacerdotes. “El formar a un cura no es solamente que vaya a tomar algunas horas de clase, esta misión es parte de la formación pastoral”. Durante este primer año el objetivo es conocer la comunidad, la gente, y a los agentes pastorales. “Es una etapa de acercamiento y sobre todo lo que más pide la gente es bendición y oración”, remarcó Resentera.

Además esto ha permitido generar espacios de formación para los agentes pastorales de la zona, quienes demandaban instancias para la vida de misión y de oración. Por ej., el día sábado se llevó a cabo un taller de “Prevención de abuso de menores”, a cargo del Padre Juan Pablo Dredemie. “La idea del Seminario es tener un gesto misionario fuerte, impulsarlo en estos años, pero también formar a los agentes pastorales que serán quienes seguirán en este camino”, agregó Resentera. “Otro objetivo fundamental es la capacitación de futuros pastores en una dimensión misionera y eso se logra misionando”, afirma el Padre Diego.

Cómo es un día de misión
En Santa María de Oro los días son intensos. A partir de las 7 am los seminaristas tienen su espacio de intimidad con Dios, aprovechando una lectio divina y momento de oración personal. Luego del desayuno, se encuentran con los agentes pastorales para salir a anunciar el Evangelio en los 3 barrios asignados para ellos durante todo el día. Como miles de años atrás, de dos en dos los seminaristas con los agentes de pastoral golpean las puertas con ganas de llevar el mensaje de Jesucristo como así también simplemente compartir una charla.

Compartiendo algunas experiencias
Adrián Castellano, seminarista de 2° año de Filosofía y coordinador de la misión, nos cuenta su vivencia en estos días de apostolado: “Nos ha sorprendido la comunidad de Santa María de Oro porque puerta que vamos, puerta que abre, puerta que invita para compartir la fe”. Cada día ha sido un encuentro con Dios y de crecimiento personal. “Ha habido mucha resonancia de la visita de los misioneros, ha sido un regalo de Dios muy grande para compartir las experiencias de fe y de vida que muchas veces son muy duras”, agregó Adrián.

En la Capilla Sagrado Corazón de Jesús en el Barrio de la Inmaculada ocurre lo mismo. Allí encontramos a los seminaristas que están transitando sus últimos años de formación. “En el barrio nos han atendido muy bien, nos han abierto sus casas y corazones”, nos comparte Román Garín, quien está en 8vo año del Seminario y el 3ero de la Teología. Con realidades complejas, los seminaristas recorren cada hogar llevando la bendición y sobre todo la escucha. “Hemos encontrado una comunidad que ya viene trabajando, con muy buena predisposición con la tarea evangelizadora”, agregó Garín.

Este es el primer año que el Seminario misiona en Rivadavia. Luego de observar las necesidades y de visitar varias parroquias, se decidió junto a Mons. Marcelo Colombo que este sería el lugar para evangelizar y llevar a Cristo a aquellos que tienen sed de Él; y el pueblo de Rivadavia con mucha alegría ha recibido la compañía de los misioneros con los brazos abiertos.

Pastoral de Comunicadores de Mza


Algunas fotos de la misión (Foto: Cristian García)
Foto 1 Foto 2 Foto 3 Foto 4 Foto 5 Foto 6 Foto 7 Foto 8 Foto 9 Foto 10 Foto 11 Foto 12 Foto 13 Foto 14 Foto 15 Foto 16 Foto 17 Foto 18 Foto 19 Foto 20 Foto 21 Foto 22 Foto 23 Foto 24 Foto 25 Foto 26 Foto 27 Foto 28 Foto 29 Foto 30 Foto 31 Foto 32 Foto 33 Foto 34 Foto 35 Foto 36 Foto 37 Foto 38 Foto 39 Foto 40 Foto 41 Foto 42 Foto 43 Foto 44 Foto 45 Foto 46 Foto 47 Foto 48 Foto 49 Foto 50 Foto 51 Foto 52 Foto 53 Foto 54 Foto 55 Foto 56 Foto 57 Foto 58 Foto 59 Foto 60 Foto 61 Foto 62 Foto 63