Circular Nº 11 – Carta Pastoral de Adviento de Mons. Marcelo Colombo, Arzobispo de Mendoza

 

.







Circ. Nro. 11/2018

CARTA PASTORAL DE ADVIENTO


«El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca.
Conviértanse y crean en la Buena Noticia»
Mc. 1, 15

Mis queridos hermanos,

En pocas horas estaremos comenzando el tiempo del Adviento, una nueva oportunidad que nos da nuestro Padre Dios para prepararnos a recibir a su Hijo, el Salvador. Como pueblo de Dios en camino, sabemos que hemos puesto la confianza en quien no nos va a defraudar (cfr. 2 Tim. 1,15). Lo esperamos porque viene a colmar nuestro corazón con sus propios sentimientos de amor fraterno y a comunicarnos la alegría de su Reino. Deseo hacerles llegar, en este contexto, la invitación a vivir este tiempo con todos sus desafíos y exigencias. En el Adviento, nuestra mirada nos lleva a Cristo que nace pobre entre los pobres para hacernos ricos en Él.

Encuentro con la Palabra
El tiempo se ha cumplido. Y con él, la promesa de Dios de enviarnos un Salvador. La Palabra de Dios nos invita a vivir estos días que nos llevan a la Nochebuena con un espíritu vigilante y esperanzado. Su lectura serena y continua nos ayudará a una mejor comprensión del Plan de Dios para nuestras vidas. Y a la vez, nos urgirá a emprender el camino de los ángeles y los pastores, para anunciar al Señor y salir a encontrarlo en la Navidad. Invito a las comunidades parroquiales a preparar en Adviento la llegada del Señor con un pequeño retiro espiritual donde la lectura de la Palabra de Dios tenga su centralidad y enriquezca la reflexión de los fieles. Es necesario volver a la Palabra para encontrarnos con Cristo, Luz del mundo, nuestro Niño. Partamos de la Palabra para llegar a Él.

Artesanos de la amistad social
Si los últimos meses han sido difíciles en cuanto a la convivencia social, el Adviento nos propone el camino de la paz. Sólo así podremos construir junto a nuestros hermanos una nueva relación donde el diálogo fundado en la escucha abierta y serena, sea el instrumento necesario y eficaz para renovarnos. Si en la Navidad se concreta el encuentro entre Dios y el hombre por el nacimiento del Mesías anunciado, ¡cómo no revisar nuestros vínculos y dejar de lado cuanto nos separa o aleja de los hermanos! La intolerancia, los prejuicios, la prevalencia de los rencores y el avivamiento de enfrentamientos y diferencias, nos apartan del camino de Belén. Por esto es necesario asumir las diferencias, dialogar sana y creativamente para establecer puentes que permitan el encuentro con el Niño Dios en nuestras familias y comunidades. Seamos entonces, artesanos de la cultura del encuentro y la amistad social.

Testigos de la caridad fraterna
La situación económica deja a numerosas familias en la indigencia y la necesidad permanente. No abundan los recursos, pero nuestras Cáritas y las distintas expresiones de la Pastoral de la Calle, la Pastoral Migratoria, la Pastoral Carcelaria y la Pastoral de la Salud asisten con generosa creatividad a aquellos hermanos que la pasan mal. A través de ellos, la caridad cristiana podrá hacerse camino para que en Adviento los corazones sensibles y fraternos se sumen a las actividades habituales. Les encomiendo entonces, multiplicar las iniciativas que permitan contribuir a la alegría de la Navidad, con alimentos que puedan compartirse para que las familias más pobres celebren la llegada del Señor.

Queridos hermanos, Dios nos ayude a vivir el Adviento como una preparación entusiasta de la llegada del Señor que nace ente nosotros. ¡Feliz Adviento! ¡Feliz camino con Jesús, María y José, peregrinos entre nosotros! Los encomiendo a la maternal protección de la Virgen del Rosario. Reciban mi abrazo afectuoso y la bendición en Jesús, el buen Pastor que llega para salvarnos.

Mendoza, 30 de noviembre de 2018.
En la fiesta del Apóstol Andrés


+Padre Obispo Marcelo Daniel Colombo


Descargar Circular