Mensaje del Arzobispo de Mendoza, Mons. Marcelo D. Colombo, a los Educadores en su día

 

.







Circular Nro. 3/2018

MENSAJE A LOS EDUCADORES EN SU DÍA

Mis queridos hermanos y hermanas,
Si setiembre es el mes de los jóvenes, el calendario escolar y social nos invita a recordar especialmente a maestros y profesores (11 y 17 de setiembre respectivamente). Naturalmente nuestro recuerdo nos lleva a evocar a quienes desempeñaron esa misión tan significativa en nuestras propias vidas. Y queremos dar gracias a Dios por ello.

En nombre de la Iglesia mendocina, deseo llegar a todos Uds. para saludarlos y expresarles nuestro estima y afecto. ¡Gracias por la entrega generosa de cada día! ¡Gracias por sumar a la construcción de una sociedad más justa y fraterna formando en los niños y jóvenes, los hombres y mujeres de bien, los ciudadanos de los próximos años!

A los docentes de nuestras escuelas y colegios católicos, deseo añadir unas palabras como pastor de esta querida arquidiócesis. Además de agradecerles su servicio, quiero alentarlos a profundizar su pertenencia a la Iglesia, comunidad de los discípulos misioneros del Señor. Uds. participan de su misión educadora y desde esa perspectiva, están llamados a testimoniar el amor de Dios, un amor valiente y fiel, que sabe de sinsabores y momentos de desánimo, pero que afronta la pasión de educar como una dimensión inseparable de la propia vida. No sólo comunican saberes, sino que se dan Uds. mismos en un vínculo educativo en sí mismo. Al respecto, me gusta recordar las palabras del Papa Francisco en su exhortación apostólica “La alegría del Evangelio” (n. 279):

“(…) El Espíritu Santo obra como quiere, cuando quiere y donde quiere; nosotros nos entregamos, pero sin pretender ver resultados llamativos. Sólo sabemos que nuestra entrega es necesaria. Aprendamos a descansar en la ternura de los brazos del Padre en medio de la entrega creativa y generosa. Sigamos adelante, démoslo todo, pero dejemos que sea Él quien haga fecundos nuestros esfuerzos como a Él le parezca.”

Reciban todos mi paternal abrazo y bendición en Jesús, el buen Pastor.

Mendoza, 10 de setiembre de 2018

+Padre Obispo Marcelo Daniel Colombo
Arzobispo de Mendoza



Descargar mensaje