Mañana, 4 de agosto, se celebra a San Juan María Vianney, el “Santo Cura de Ars”, patrono de los párrocos y sacerdotes

 

.







En la celebración de San Juan María Vianney, cada 4 de agosto, recordamos el testimonio de este santo sacerdote que se dedicó a la conversión de su parroquia con todas sus fuerzas, insistiendo por encima de todo en la formación cristiana del pueblo que le había sido confiado.

Por este motivo, el 4 de agosto se festeja el “Día del Párroco y del Sacerdote”, por lo cual saludamos a todos ellos y damos gracias a Dios por el Don de su ministerio y entrega a los fieles de la Iglesia y a toda la sociedad.


San Juan María Vianney, Patrono de los párrocos y sacerdotes

El popular “Cura de Ars”, nació en Dardilly, cerca de Lyon (Francia) en un modesto hogar de labradores, el año 1786. De ingenio tardo, hizo con gran dificultad sus estudios eclesiásticos.

Sin embargo aprendió lo bastante como para poder ser sacerdote y a los 30 años el obispo lo ordenó y lo destinó a la parroquia de Ars.

El amor suplió a la ciencia y pronto el desconocido pueblo rural se convirtió en el faro espiritual de Francia. Durante 42 años transformó a la parroquia rural en una parroquia ideal, merced a su continua predicación con la palabra y con el ejemplo, y por su caridad con los pobres para quienes fundó el asilo de la Providencia.

De todos los rincones de Francia, de Europa y hasta de América llegaban para confesarse con él. Murió a las 2 a.m. del sábado el 4 de agosto de 1859. El Papa Pío XI lo proclamó santo en la fiesta de Pentecostés de en 1925.

En él se ha cumplido lo que dijo San Pablo: “Dios ha escogido lo que no vale a los ojos del mundo, para confundir a los grandes”.

En la fiesta de San Juan María Vianney saludamos a todos los párrocos y sacerdotes en su día.