Con fuerte homilía en favor de la vida y con procesión por las calles de la ciudad de Mendoza se celebró la Solemnidad de Corpus Christi

 

.







El pasado sábado, 2 de junio, el Decanato Centro celebró la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. Como ya es tradicional, la celebración eucarística, presidida en esta oportunidad por Mons. Dante Braida, tuvo lugar en la Basílica San Francisco e inició a las 16hs., ante un templo repleto de fieles, entre los que se encontraba un buen número de alumnos y abanderados de los distintos colegios católicos de Mendoza.

“Yo he venido para que tengan Vida y la tengan en Abundancia” (Jn 10,10), es el versículo bíblico con el que Mons. Dante Braida inició su homilía, explicando que con esta solemnidad se concluía con un tiempo especial de oración por la Vida humana, para que “sea respetada, cuidada y promovida en todas sus etapas de desarrollo”. Enfocando en la escena de la última cena, y recordando las palabras de Jesús cuando parte y reparte el pan: “esto es mi cuerpo”, reflexionó que Él mismo se va partir para “servir de alimento”, ya que es el “nuevo cordero sin mancha, sin defectos, como tiene que ser toda ofrenda que se hace a Dios”. Y prosiguió diciendo que se hace alimento para que “tengamos Vida y vida en Abundancia”.
El prelado invitó a que “en estos días en que se discute la posible legalización del aborto, […] volver a poner los ‘ojos fijos en Jesús’ para valorar la vida de cada persona y al mismo tiempo contemplar al Dios que dio Su vida por todos”. Remarcó además que con el “dato de la ciencia queda bien demostrado que la vida humana comienza en el momento de la concepción y que para que se desarrolle necesita la aceptación, el cuidado y la nutrición no solo de la madre sino de su entorno”. Señaló que “vemos en cada vida un don de Dios, un regalo de Dios con altísima dignidad que debe ser respetada en todas sus etapas”.

Descargar texto completo

La celebración eucarística fue concelebrada por el Obispo Auxiliar de Mendoza, Mons. Marcelo Mazzitelli, sacerdotes del Decanato Centro y del Seminario, entre otros. El Coro Diocesano “San Juan Pablo II” fue el encargado de los cantos litúrgicos de la celebración.

Una vez terminada la santa misa, se realizó la procesión con el Santísimo, la cual fue guiada por distintas meditaciones, oraciones y cantos acordes a la Solemnidad. El recorrido fue distinto al de otros años: inició en la basílica, se dirigió por calle España hasta Las Heras, por la cual descendió hasta 9 de Julio. Tomando esta última, la procesión se dirigió hasta la Peatonal Sarmiento para concluir en la Pquia. Santiago Apóstol y San Nicolás, en donde Mons. Dante dio la bendición final a los fieles presentes e invitó a seguir adorando al Santísimo en el interior de la parroquia.

Tanto la Santa Misa como la procesión fueron seguidas con profundo respeto y mucha devoción por centenares de fieles.

La celebración en fotos (Foto: Cristian García)
Foto 1 Foto 2 Foto 3 Foto 4 Foto 5 Foto 6 Foto 7 Foto 8 Foto 9 Foto 10 Foto 11 Foto 12 Foto 13 Foto 14 Foto 15 Foto 16 Foto 17 Foto 18 Foto 19 Foto 20 Foto 21 Foto 22 Foto 23 Foto 24 Foto 25 Foto 26 Foto 27 Foto 28 Foto 29 Foto 30 Foto 31 Foto 32 Foto 33 Foto 34 Foto 35 Foto 36 Foto 37 Foto 38 Foto 39 Foto 40 Foto 41 Foto 42 Foto 43 Foto 44 Foto 45 Foto 46 Foto 47 Foto 48 Foto 49 Foto 50 Foto 51 Foto 52 Foto 53 Foto 54 Foto 55 Foto 56 Foto 57 Foto 58 Foto 59 Foto 60 Foto 61 Foto 62 Foto 63 Foto 64 Foto 65 Foto 66 Foto 67 Foto 68 Foto 69 Foto 70 Foto 71 Foto 72 Foto 73 Foto 74 Foto 75 Foto 76 Foto 77 Foto 78 Foto 79 Foto 80 Foto 81 Foto 82 Foto 83 Foto 84