Visita apostólica a Mendoza del Padre Laurent Larroque

 

.







Los miembros del Movimiento Sacerdotal Mariano, invitan a todos los fieles de Mendoza a compartir una jornada especial con motivo de la Visita apostólica a Mendoza del Padre Laurent (Lorenzo) Larroque (responsable actual Mundial del Movimiento Sacerdotal Mariano M.S.M.), francés, cuyo fundador fuera el Padre Stefano Gobbi, en Fátima en el año 1972, por inspiración de la Santísima Virgen María a este sacerdote.

Se invita especialmente a los sacerdotes, religiosos, diáconos y laicos con el sólo espíritu de propagar la realización de Cenáculos de Oración, es decir, rezar el Santo Rosario, y Consagrarse al Corazón Inmaculado como lo pide Nuestra Madre, la Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario de Fátima y leer, meditar y vivir los Mensajes de la Ssma. Virgen María dados al Padre Gobbi en el Libro del Movimiento llamado: “A tus hijos predilectos, los sacerdotes”.

La venida del Padre Laurent Larroque, responsable mundial del M.S.M., comenzará la gira por Argentina del 13 al 23 de febrero de 2018, y estará en la Ciudad de Mendoza hoy día, 19 de febrero.

Programa:

Lugar: Catedral de Loreto (Lavalle y Federico Moreno- Ciudad. Mendoza)
Fecha: lunes 19/2/2018
Cenáculo de Oración: 16 hs.
Santa Misa: 18 hs.
Se rezará el Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María
Ágape a la canasta: después de la Misa cerca de las 20 hs.
Lugar del Ágape: Salón de la Catedral

Fin: Encuentro fraterno con el Padre Larroque y presentación de los Cenáculos de oración.

Se repartirán Hojitas de Consagración al Inmaculado Corazón de María y pañuelos para saludar la visita de la imagen de la Virgen de Fátima a Mendoza.


Nota para sacerdotes y diáconos

Los sacerdotes que asistan a este Encuentro pueden concelebrar la Santa Misa con el Padre Larroque y los diáconos que se sumen pueden asistir a los sacerdotes en el altar del Señor.

Con esta gira del Responsable mundial del M.S.M. la Ssma. Virgen invita a los fieles a renovar la Alianza con ella y a que se comprometan a trabajar por el Triunfo de su Inmaculado Corazón, es la promesa que la Virgen hizo en Fátima.