Mensaje pronunciado por el Nuevo Obispo Auxiliar, Mons. Marcelo Mazzitelli, durante la Misa en la que recibió la Ordenación Episcopal

 

.







Les acercamos a continuación el Mensaje pronunciado por Mons. Marcelo Mazzitelli, Nuevo Obispo Auxiliar de Mendoza, en la celebración litúrgica del pasado viernes, 29 de diciembre de 2017, en la Pquia. Nuestra Señora de los Dolores, luego de recibir la Ordenación Episcopal.


Mensaje

Queridos hermanos, “he deseado ardientemente celebrar esta Pascua con ustedes”, porque desde el momento en que me fue comunicado el destino de mi misión, abrecé con el corazón entero al pueblo mendocino, celebrando una nueva pertenencia, una nueva tierra, un nuevo pueblo, al que amé desde el primer momento.

Un buen pastor me enseñó que un sacerdote no parte de una comunidad con el corazón desgarrado por la renuncia, sino ensanchado por el amor que ha recibido y entregado. Por eso llego a esta bendita tierra de Mendoza con el corazón dilatado, fruto de una historia en la que agradezco a Dios su amor fiel, a mi familia, a los amigos, comunidades y pastores, por haberme enseñado a amar. Hoy, recogiendo esa historia de salvación canto con María las maravillas del Señor.

Celebrando en esta fiesta del don de un nuevo Obispo, como Iglesia arquidiocesana, agradecemos a todos los que han venido desde distintos lugares del País para compartirla. A los hermanos de otras confesiones, a creyentes de otras religiones, y a las autoridades presentes. Grazie mille caro Mons. Mercier per la sua presenza, in lei sta con noi tuta la comunità della Congregazione per il clero. Mercie mon per.

En estrecha comunión, me uno a la conducción pastoral de mi hermano Dante, de quien he recibido el episcopado por la imposición de las manos, y con quien recogemos la herencia pastoral de Mons. Carlos Franzini, un buen Pastor que dio la vida por los suyos, amando profundamente a la Iglesia. Y con alegría empiezo a peregrinar junto a los laicos, religiosos, religiosas, diáconos y sacerdotes de nuestra iglesia mendocina.

El lema episcopal lo vivo no sólo como un deseo o programa en el ministerio, sino que lo abracé como un llamado, una misión que se me confía: “que todos sean uno”. Hemos experimentado seguramente en nuestra vida el grito de un corazón que desea la unidad, pero también nuestras comunidades y hasta la sociedad misma experimenta la herida de la fragmentación, de la división, de los enfrentamientos. Grito escuchado por el Señor y que en la intimidad de la oración dirigida al Padre se convierte en súplica “que todos sean uno”, y así somos invitados a participar del amor de comunión del Padre y del Hijo. Una unidad rica en diversidad, celebrada en fraternidad. Desde esta fraternidad estamos invitados a ser servidores en la caridad, a ser una iglesia pobre que no deje nunca de estar también junto a los más pobres, a los no escuchados, a los que se cansaron de llorar. En comunión con los sentimientos del Buen Samaritano, somos interpelados a sanar y cuidar de los heridos dentro de nuestra comunidad eclesial, que tanto dolor provoca.

Estamos llamados a compartir la unidad vivida como comunidad eclesial, como aporte a la sociedad en la que vivimos, especialmente en esta querida patria, doliente por los enfrentamientos, intolerancias y violencia, para recorrer caminos de fraternidad, fomentando una cultura de encuentro.

La fraternidad que somos responsables en vivir, es el fundamento de la misión, anunciando al Resucitado. “Que todos sean uno, para que el mundo crea” suplica el Señor al Padre. Me uno al camino de evangelización de la Iglesia Mendocina, pidiendo al Señor que nos renueve en el ardor misionero.

Somos Iglesia, somos comunidad: pastores, diáconos, religiosos y religiosas, laicos. Dejemos realizar al Espíritu de unidad su obra, que nos haga uno para ser reflejo del amor trinitario. Peregrinamos en la certeza de que el Señor está con nosotros; Él nos ha dado a su Madre como madre nuestra, a ella me consagro y los confío a su protección. Amén.


Algunas fotos de la celebración
Foto 1 – Foto 2 – Foto 3 – Foto 4 – Foto 5 – Foto 6 – Foto 7 – Foto 8 – Foto 9 – Foto 10 – Foto 11 – Foto 12 – Foto 13 – Foto 14 – Foto 15 – Foto 16 – Foto 17 –Foto 18 – Foto 19 –Foto 20 – Foto 21 –Foto 22 – Foto 23 –Foto 24 – Foto 25 –Foto 26 – Foto 27 –Foto 28 – Foto 29 –Foto 30 – Foto 31

Copyright KikiGarcia© | Esta selección de imágenes está protegida por Ley 11.723 de Propiedad Intelectual y Derecho de Autor