Partió a la Casa del Padre el Pbro. Beniamino Francisco BAGGIO

 

.







Nacido en Tunuyán, Mendoza, el 17 de mayo de 1934, hijo de Pedro Baggio y María Josefa Guerrero.

Se formó en el Seminario Menor de Mendoza y realizó su Formación Sacerdotal en el Seminario Mayor “Nuestra Señora de Loreto”, de Córdoba.

Fue Ordenado Sacerdote el 29 de noviembre de 1959 en la Capilla del Seminario Diocesano de Mendoza. Desempeñó su ministerio en la zona este de nuestra diócesis.

Sus destinos fueron:
Dic. 1959 Vicario Cooperador de la Pq. Ntra. Sra. de Carmen de San Martín
Nov. 1961 Vicario Sustituto de la Pq. San Pío X
Dic. 1961 Capellán Hospital Regional de San Martín
Feb. 1962 Vicario Ecónomo de la Pq. San Pío X
Mar. 1981 Vicario Ecónomo de la Pq. Ntra. Sra. de Carmen de San Martín
Mar. 1982 Vicario Cooperador de la Pqs. Ntra. Sra. de Carmen, Ntra. Sra. del Líbano, San Pío X y Asunción de Nuestra Señora, de San Martín
Jul. 1984 Deja Cargo de Capellán Hospital Regional de San Martín para desempeñarse como Capellán de la Dirección Provincial del Menor
Jun. 1985 Vicario Sustituto de la Pq. Santa Rosa de Lima
Feb. 1988 Administrador Parroquial de la Pq. Ntra. Sra. de Carmen de San Martín
Jun. 1989 Administrador Parroquial de la Pq. Ntra. Sra. del Líbano de San Martín
Sep. 1993 Administrador Parroquial de la Pq. Asunción de Nuestra Señora de Chapanay

En su ministerio se destacó por su humildad y dedicación a los más pobres y abandonados. Quiso ser instrumento de la Misericordia de Dios allí donde estuvo. Esto lo motivó a fundar la Escuela San Pío X, el Jardín Abejorros y la Escuela "Madre Amable" - Obra Hogar María de Nazareth. En esta última, funcionando como hogar de día, acogió a niños con carencias afectivas y económicas de la zona este (en su mayoría).

Falleció el 21 de septiembre de 2017.

El P. Baggio ha sido hombre de Dios, hombre de bien. Conocido por su compromiso social, su transparencia, y su amor al prójimo.

Damos gracias al Señor por la vida y ministerio de nuestro Padre Baggio y rezamos por él y su obra de caridad en nuestra Diócesis confiando en la bienaventuranza: “Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia” (Mt 5,7)