Mensaje de los obispos a los catequistas de la Arquidiócesis de Mendoza

 

.







El 21 de agosto de cada año se celebra el Día del Catequista, recordando al Papa San Pío X, patrono de los catequistas. En su pontificado dio gran importancia a la catequesis y a la pastoral. Además promocionó la comunión frecuente y dispuso las formas de preparación para que los niños accedieran al sacramento, redactó un catecismo, se ocupó de la formación del clero y de promover el canto litúrgico. También incentivó la organización de los distintos movimientos y asociaciones de laicos que en tiempos de su pontificado (1903 - 1914) comenzaban a surgir en la Iglesia. Estas iniciativas fueron los pasos iniciales para que la catequesis, sobre todo la de preparación a los sacramentos, fuera ejercida no sólo por los sacerdotes y las religiosas, sino también por laicos y laicas en el Siglo XX.

A continuación les ofrecemos la carta de los obispos dirigida a todos los catequistas de la Arquidiócesis de Mendoza, para ser difundida en todas las comunidades y, en especial, entre los catequistas.

A los catequistas de la Arquidiócesis de Mendoza

Queridos hermanos y hermanas catequistas:

El año pasado, en nuestro Mensaje a los catequistas con motivo del “Día del Catequista”, recordábamos la enseñanza del Papa Francisco cuando nos dice en Evangelii Gaudium que “…la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual. La inmensa mayoría de los pobres tiene una especial apertura a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y de maduración en la fe. La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria…” (nº 200).

Este año hemos querido proponer a la Iglesia de Mendoza avanzar en nuestro camino pastoral intentando hacer realidad el “sueño” del Papa: ser una Iglesia pobre, servidora de los pobres, las familias y los jóvenes. Y en este camino les cabe un lugar destacado a los catequistas que tienen la comprometedora misión de ayudar a que todos los bautizados vivan con creciente hondura y madurez su fe. Por ello les invitamos a repasar la luminosa enseñanza de los Nº 186 a 201 deEvangelii Gaudium, que les ofrecerá nuevos motivos para un servicio cada día más fiel e incisivo en sintonía con el camino pastoral de la Arquidiócesis.

En el “Día del Catequista” queremos agradecerles a todos ustedes el valioso servicio que brindan a sus comunidades y a toda la Iglesia de Mendoza. Al mismo tiempo es ocasión propicia para volver a animarlos a buscar con pasión creciente el encuentro con el Señor, sin lo cual todo nuestro servicio se torna estéril. La Palabra saboreada en la oración y “hecha carne” en la vida cotidiana; la Eucaristía, “fuente y cumbre” de nuestra vida y ministerio y una formación permanente cultivada con empeño y responsabilidad serán la forma concreta de afianzar ese encuentro para poder así anunciar “lo que hemos visto y oído”.

En este sentido no queremos dejar de valorar e invitar a todos a que aprovechen los distintos ofrecimientos que la Junta Arquidiocesana de Catequesis pone a disposición de ustedes para afianzar la propia vocación catequística. Además hay otras instancias institucionales y personales que se podrían aprovechar más. Pensemos, por ejemplo, en el valioso material catequístico del Padre Juan Carlos Vignoli y su equipo, tan “arraigado” en nuestra Iglesia local. Será una gran ayuda para nuestro ministerio catequístico, que ha de combinar una fuerte experiencia espiritual, una sólida fundamentación doctrinal y una audaz e ingeniosa creatividad, que de respuesta a los nuevos desafíos que la realidad pastoral nos presenta.

Pedimos a la Virgen del Rosario que los siga cuidando y al Patrón Santiago que les contagie su audacia apostólica. Y a todos los saludamos con afecto fraterno y les enviamos nuestra bendición,


+ Dante Gustavo Braida
Obispo Auxiliar de Mendoza

+ Carlos María Franzini
Arzobispo de Mendoza

Mendoza, agosto de 2017

Descargar mensaje