Mensaje del Arzobispo y Obispo Auxiliar de Mendoza en relación a los hechos de violencia vividos esta semana en Mendoza

 

.







Ante los recientes hechos de violencia que vuelven a lastimar a la sociedad mendocina queremos manifestar ante todo nuestra cercanía espiritual y solidaridad con las víctimas, sus familiares y sus seres queridos.

Manifestamos nuestro más firme repudio a toda forma de violencia, convencidos de que el camino para superarla es el de una renovada opción por la paz, que brota del corazón y se proyecta hacia la familia, su entorno más inmediato y toda la sociedad.

En este contexto queremos recordar la exhortación del Apóstol San Pablo: “No te dejes vencer por el mal. Por el contrario, vence el mal, haciendo el bien…” (Rom 12,21). Esta Palabra nos ilumina a todos: cristianos, creyentes de otras denominaciones y hombres y mujeres de buena voluntad. Iluminados y animados por esta Palabra queremos invitarlos a trabajar activamente en favor de la paz de los corazones, la paz de las familias y la paz social.

Hace dos años, los obispos argentinos publicamos una declaración sobre la violencia en nuestra Patria que sigue dolorosamente vigente, también entre nosotros. Por ello hemos querido volver a proponer estas reflexiones como un sencillo aporte a la sociedad mendocina. Nos debemos un debate sereno y honesto, haciéndonos cada uno cargo de la cuota de responsabilidad que podamos tener en esta lamentable situación en la que nos encontramos y en buscar los medios eficaces para revertirla.

Nuestra Madre del Rosario, cuya Fiesta patronal celebraremos el próximo domingo, nos ayude a encontrarnos como hermanos, miembros de una misma familia, comprometidos en construir cotidianamente la cultura del encuentro y la amistad social.

+ Dante Gustavo Braida
Obispo Auxiliar de Mendoza

+ Carlos María Franzini
Arzobispo de Mendoza

Mendoza, 30 de septiembre de 2016