Fiesta Patronal 2016 - Basílica "Nuestra Señora de Luján de Cuyo"

 

.







La Comunidad de la Basílica "Nuestra Señora de Luján de Cuyo" invita a participar de las actividades previstas en torno a la Fiesta Patronal 2016 que celebrarán del próximo jueves 5 al domingo 8 de mayo.

Cartilla de la Fiesta Patronal
En este año Jubilar de la Misericordia, queremos vivir nuestra Fiesta Patronal bajo el lema: “Con Nuestra Señora de Luján, anunciemos la misericordia de Dios y la alegría del Evangelio”.

Ser misericordiosos como el Padre
Si queremos buscarle un rostro a la misericordia, debemos mirar el rostro de Jesús que, con sus gestos, lenguaje y actitudes, y sobre todo el de perdonar y asistir al hermano, nos muestra que el Padre no se detiene ante el pecado, ni la miseria del hombre, porque Él lo abraza con amor infinito perdonándolo siempre.

Así debe ser nuestra actitud ante nuestros hermanos: ser comprensivos, misericordiosos, pero no sólo debemos manifestarlo exteriormente, sino sentirlo interiormente. Ponerse en el lugar del otro y a partir de conocer su sufrimiento, lo tomo de la mano y lo ayudo a superar su miseria, devolviéndole la dignidad y amarlo con la intensidad, con que Dios nos ama.

“Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5, 7). La Misericordia es solidaridad y compromiso de amor eficaz hacia los hermanos en la necesidad y en la miseria. Es perdón y reconciliación de las ofensas recibidas y cometidas.

“Sean misericordiosos”, “No juzguen”, “No condenen”, “Perdonen”, “Ámense”, estas palabras son las que hay que cumplir, porque así lo ha pedido Jesús, tal vez es difícil realizarlo, por eso el mérito está en hacerlo de corazón. Amar al prójimo incluso cuando se ha convertido en nuestro enemigo, porque amar a los que nos aman, no es complicado, hay cierta correspondencia. El mérito de nuestro amor al prójimo está en amarlo como lo hace Dios, y según Dios.
El actuar de Dios, es siempre bondadoso, incluso con los que se han alejado de Él, su rostro es de Padre compasivo. Con esa misericordia debemos actuar, no hacer sufrir a los demás, y si vemos que otros sufren, debemos sentirnos tocados por ese sufrimiento y ver en mi hermano el rostro de Jesús pidiendo misericordia.

La alegría del Evangelio

Nos dice el Papa Francisco: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. Solo gracias a ese encuentro o reencuentro con el amor de Dios, que se convierte en feliz amistad, llegamos a ser plenamente hombres y mujeres. La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás”.

Nuestra comunidad de Luján debe tomar esta iniciativa; ser los primeros en evangelizar con alegría, con el deseo inagotable de brindar misericordia. Pidamos a nuestra Madre de Luján que nos acompañe en este camino, para salir a transformarlo todo con el deseo de no ser una Iglesia que se queda en la comodidad, sino más bien una Iglesia que se arriesga a salir al encuentro de nuestros hermanos que no conocen a Dios y que sufren necesidades.

Nuestro lenguaje debe ser positivo, que indique cómo podemos hacer mejor las cosas y, en cualquier caso, no quedarnos en la queja, el lamento, la crítica o el remordimiento. Decirle a nuestro hermano: ¡Jesús te ama! ¡Dio su vida para salvarte y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte!

Debemos escucharlo, con una mirada respetuosa y llena de compasión, paciencia y prudencia, despertando su confianza, su apertura y disposición para creer y crecer.

Esta misión es iluminada por el Espíritu Santo, y con el Espíritu, en medio del pueblo siempre está María, porque ella es la Madre de la Iglesia evangelizadora. Ella es la Madre de la Misericordia que nos muestra la alegría de la ternura de Dios. Con esta certeza que nos llena de confianza, llevemos la alegría del mensaje de Jesús a todos nuestros hermanos, porque contamos con la compañía de María, Nuestra Señora de Luján que nos abraza como lo hace el Padre.

¡Feliz Fiesta Patronal querida comunidad de Luján de Cuyo!

Descargar Cartilla

Fuente: http://www.parroquiadelujan.com.ar/

Basílica "Nuestra Señora de Luján de Cuyo"
Tel: (0261) 4980309
E-mail: info@parroquiadelujan.com.ar