El próximo domingo culminarán los festejos en honor al Señor de los Milagros

 

.







El Equipo de Pastoral para las Migraciones de la Arquidiócesis junto a la “Hermandad del Señor de los Milagros de Mendoza”, comparten la festividad del mes morado e invitan a la celebración de la Fiesta del Señor de los Milagros, que se realizará el domingo 01 de noviembre, en la Parroquia Nuestra Señora Madre de los Migrantes (Juan G. Godoy 544, Dorrego) culminando dicha conmemoración.

Todo comenzará con la procesión de la imagen del Cristo Morado, a las 16hs., con la serenata a cargo de la Banda de la Policía de Mendoza, para recorrer luego las calles del barrio. A las 18.30hs., la imagen del Cristo ingresará solemnemente sobre la tradicional alfombra, con hermosos motivos hechos con pétalos de flores, realizada por los devotos sobre la calzada, frente al Hogar del Migrante (J. V. González 450). El encuentro culminará a las 20hs. con una misa en el templo parroquial.

Estos actos, con los cuales termina la celebración del tradicional Mes Morado, han estado guiados por el lema "El Señor de los Milagros nos regala la Misericordia de Dios y la Alegría del Evangelio".


El Señor de los Milagros
El Señor de los Milagros es una imagen de Jesús Crucificado pintada originalmente por el esclavo Benito de Angola a mediados del siglo XVII, en la ciudad de Lima, capital del Virreinato del Perú. En 1655 Lima sufrió un fuerte sismo, pero la imagen no sufrió daño alguno, lo que fue considerado un hecho milagroso. El Señor de los Milagros fue proclamado Patrono de los emigrantes peruanos que actualmente suman más de tres millones en todo el mundo y que en nuestra Mendoza tienen una significativa presencia. La Conferencia Episcopal del Perú en su mensaje para la ocasión afirma: “Por eso, invocamos a todos los peruanos en el exterior a celebrar con fe cristiana y solida unidad la festividad del Señor de los Milagros, viendo en esta bendita imagen el rostro misericordioso de Dios hacia los migrantes; que Él sea el centro de su vida cristiana y oasis de misericordia en sus situaciones difíciles.” (Mensaje a las Comunidades Peruanas en el Exterior, 2015).