El sábado 12 de septiembre se realizó la Jornada Pastoral Diocesana

 

.







Bajo el lema “Vivamos y anunciemos la Misericordia de Dios y la Alegría del Evangelio”, la Arquidiócesis de Mendoza vivió su XXIIº Jornada Pastoral Diocesana. La misma tuvo lugar el sábado 12 de septiembre, de 8:30 a 12:30hs, en el Colegio “Nuestra Señora de la Misericordia”.

La Jornada inició con la bienvenida a los participantes e inmediatamente después con las palabras del Arzobispo, Mons. Carlos María. En sus palabras a los agentes pastorales, Franzini hizo referencia a que una Iglesia pobre, al servicio de los pobres, es la que es “austera en su vida, en donde aprende a vivir con lo necesario, que prescinde de cosas que pueden ser buenas, pero no necesarias, y por lo tanto, prescindimos de ellas”. También señaló que, una de las tantas cosas que hay que agradecerle a Mons. Arancibia es que “nos ha dejado una riquísima legislación, que si la ponemos en práctica, estaremos dando un paso muy importante en el camino de nuestra renovación pastoral”. Compartió con los presentes que junto con Mons. Dante estaban visitando las parroquias y, específicamente los Consejos de Pastoral y de Asuntos Económicos de las parroquias y aprovechó la referencia a ellos para anunciar que en las próximas semanas se creará el Consejo Arquidiocesano de Pastoral, para lo cual faltan los referentes de algunos Decanatos y la inclusión de los Organismos que estén trabajando de manera real y eficaz.
En marco de la Iglesia Argentina y Universal, hizo referencia al Año de la Vida Consagrada y al Congreso Eucarístico Nacional. Sobre el primero invitó a que se realicen más acciones entorno al mismo, y sobre el segundo propuso no tanto acciones, sino una mayor centralidad de la vida eucarística en nuestras comunidades. Haciendo referencia al camino de conversión y reparación propuesto en su Carta Pastoral para este año, reflexionó que se encuentra en total sintonía con el Año de la Misericordia que nos propone el Papa Francisco, y remarcó que “la experiencia de misericordia recibida se tiene que hacer experiencia de misericordia ofrecida”.

Los objetivos de la jornada apuntaron, desde una actitud y disposición de discípulos y misioneros de Jesús, a: 1) Compartir desde una espiritualidad de comunión, un momento orante que impulse a anunciar y vivir mejor la Misericordia de Dios y la Alegría del Evangelio, lo cual se concretó a partir de una Lectio Divina guiada por el Pbro. Willy Rubia, sobre el texto del Evangelio de San Lucas 19,1-10 (texto de Zaqueo), sobre el que se basó la Carta Pastoral de Cuaresma de Mons. Franzini, para este año; 2) Poner en común las propias experiencias de misericordia y alegría en diversas situaciones de vida y también las debilidades, momento que fue orientado con el trabajo previo enviado a los distintos espacios pastorales; 3) Identificar las posibles acciones que a corto, mediano y largo plazo se necesitan promover en los espacios pastorales para vivir mejor la Misericordia y la Alegría del Evangelio en Mendoza. Los participantes de la jornada, previo a la lectura del texto titulado “Soñemos con Francisco una Iglesia más Misericordiosa” y de varias afirmaciones del Santo Padre en torno a la Misericordia, procuraron a modo de “lluvia de ideas” identificar las acciones solicitadas, llenando luego una ficha que será puesta a disposición del Consejo Presbiteral y Consejo Arquidiocesano de Pastoral.

De la Jornada participaron alrededor de 350 agentes pastorales, notándose una disminución importante en relación a la Jornada de inicio de año que alcanzó las 600 personas.

Secretaría de Pastoral
Arzobispado de Mendoza


Fotos de la Jornada
Foto 1
Foto 2
Foto 3
Foto 4
Foto 5
Foto 6
Foto 7
Foto 8
Foto 9

Audio: Parte de las Palabras del Arzobispo