Crónicas de la II Asamblea Diocesana

 

Por P. Daniel Forconesi

1. Los preámbulos de la Asamblea


Como todos se imaginarán, la preparación y realización de la asamblea ha llevado mucho tiempo y esfuerzos. Como suele suceder las personas y equipos que están detrás del telón son muy importantes. Personas y equipos que han trabajado mucho, con gran entusiasmo y espíritu eclesial. Los mencionamos como para darle un “GRACIAS” grandote por todo lo hecho: equipo de actualización del Plan, equipo de redacción del Plan, equipo de preparación de la asamblea, secretaría de pastoral, oficina de prensa, administración del obispado, a la comunidad de hermanas Mercedarias y al colegio San Pedro Nolasco y a todos los que han corrido tanto para llegar a la II Asamblea Diocesana.

2. El día esperado

Cuando comenzamos a pensar en la asamblea surgió la idea de iniciar con un fuerte momento de espiritualidad. Habíamos recogido como aprendizaje la afirmación que el camino de renovación eclesial y pastoral pasa fundamentalmente por el encuentro con la persona de Jesús.

Por esto la II Asamblea la comenzamos con la Asamblea Eucarística. La celebración de la Misa la pusimos al inicio del día. Varios nos preguntaron si estábamos locos. A los que se levantaron temprano por ello (especialmente los que vinieron desde lejos) les pedimos disculpas… Pero reconocemos que fue un momento muy hermoso, vivido en la en el templo de Don Bosco (generosamente ofrecida por los salesianos). Nos encontramos como iglesia diocesana, los representantes de los estados de vida y de los espacios pastorales, junto a nuestro obispo.

Celebramos la misa votiva de María junto al Cenáculo. Una hermosa figura de lo queremos vivir en nuestra diócesis. En la homilía Mons Arancibia nos decía:

"En su regazo estamos, de Ella aprendemos y en Ella confiamos,
para vivir siempre de la palabra de Dios.
Y así crecer como discípulos,
cada vez más hermanos de Jesús, entre nosotros, y con todos.

Hoy nosotros, Iglesia que peregrina en la tierra, sentimos la compañía maternal de María, para crecer en los misterios de Cristo con fe más profunda y fuerte
y para esperar, caminando en la lucha diaria hacia la Pascual final".

Luego nos dirigimos al colegio San Pedro Nolasco (nevada de por medio). Nos recibieron los miembros de la Junta de Catequesis con un necesario café con facturas.

El equipo de recepción nos ayudó a encontrarnos con los materiales de la asamblea y con los números de grupo en donde trabajaríamos.

Ximena Díaz, de la oficina de prensa, junto con algunos seminaristas nos ayudaron con un hondo momento de oración. Con ella deseábamos comenzar el primer trabajo de la asamblea. Un momento emotivo fue cuando entró la imagen de la Virgen del Rosario, acompañada con la tonada de la Virgen cantada por la misma Juanita Vera.

En el primer bloque trabajamos sobre los frutos pastorales, aprendizajes y actitudes. Dentro de este momento el P. Sergio Buenanueva nos presentó los aspectos generales del Plan, mientras que Noemí Mazolo nos ayudó a recordar los aportes recogidos de la cartilla 1 de preparación a la asamblea. Después de un momento de oración para abrir el discernimiento pastoral, trabajamos por espacios pastorales y estados de vida.

El trabajo de este momento fue recogido por un equipo especial para la aplicación del Plan.

Al terminar nos fuimos rapidísimo al almuerzo. Y aunque no éramos el gato Garfield, nos esperaba una espectacular lasagna…

Al retomar el trabajo de la tarde abordamos el trabajo sobre la prioridad I. Seguimos con un esquema de iluminación, oración y trabajo grupal. Liliana Juri nos ayudó con la iluminación, con palabras sentidas y dichas desde el corazón.

En la segunda parte de la tarde abordamos la prioridad II. En este momento María del Carmen Carrió presentó con sus ideas claras y concisas el momento de la iluminación.

Al final de la tarde realizamos un breve plenario, con algunos testimonios y aportes. Nos despedimos para ir a descansar después de una larga jornada de trabajo.

3. El segundo día

El domingo 19 lo comenzamos nuevamente con la Eucaristía. Escuchamos con atención los textos bíblicos y la homilía de nuestro obispo.

Después del café comenzamos con la animación que preparó Ximena y el equipo de conducción (integrado por M, M y M). Luego abordamos la III prioridad.

En el almuerzo nos espera un buen pollo al horno con papa. Todos quedamos contentos (¿será por eso de panza llena corazón contento?)

Por la tarde trabajamos sobre la prioridad IV. Mary Mendez realizó la iluminación. Lamentamos que en esta ocasión no haya traído su famosas galletas de avena y coco…para todos!!!

4. Y se terminó…

Al finalizar la tarde recogimos el trabajo con el equipo especial sobre la aplicación del plan. Luego pasamos al momento del plenario y la evaluación.
Allí nos empezamos a dar cuenta de que la asamblea estaba terminando.

Pudimos recordar el camino transitado, revisar la actualización de plan y lanzarnos nuevamente al futuro.

Creo que todos hemos valorado el trabajo hecho, pero sobre todo el clima fraterno y eclesial que nos acompañó desde el principio al fin.

Algunas perlitas de la II Asamblea Diocesana

Desde la primera asamblea


Varios fueron los que estuvieron en la primera asamblea y se volvieron a encontrar en ésta (10 años después). El saludo más general escuchado fue: “tantos kilos que no nos veíamos”

También se proyectaron imágenes de archivo. Al verlas nos dimos cuenta que el paso del tiempo deja sus huellas, “pero nos mantenemos jóvenes de espíritu” dijeron varios.

Dedo implacable

El de Carlos Colomina (DEPLAI) con el timbre que marcha los tiempos.

Falsos parecidos

El seminarista que cantaba se llama Leonardo Di Carlo, no Di Caprio como algunos suponían.

Señora Coqueta

No quiero decir el nombre… pero estaba en la conducción, por cierto muy coqueta se vino hasta que se le descosió el pantalón, sí allí donde todos imaginamos…

Vino a la puntualidad

El equipo quiso premiar la puntualidad, sorteó vinos y regalos a los primeros cien participantes que llegaban primero al salón. Varios se quejaron que nunca les tocó número. Buey lerdo bebe agua turbia.

La voz

“Felicitamos al P. Mario Panetta por su imitación de la voz de Don Corleone, en la película de El Padrino …” decía la gente después de los plenarios.

El enigma de los números

Por esas cosas de las matemáticas y de los magos, desaparecieron los números de página de las carpetas y se trastocaron los de los párrafos. Miguel Coleto todavía busca al responsable de tantos trastoques.

El buen ladrón…

Miguel Valdéz, seminarista de año pastoral, fue asaltado por un buen ladrón. El joven ladrón al darse cuenta que le estaba robando a un casi cura, sintió un fuerte arrepentimiento, se puso a llorar (el ladrón), pidiendo el consuelo al asustado seminarista, quién le terminó dando la bendición al buen ladrón…

Caras y caretas

Los seminaristas no perdieron oportunidad de aparecer en las fotos que con dedicación tomaba Ivana Indovino; sobre todo cuando se enteraron que luego saldrían en la proyección.