Vida y obra de Mons. José Aníbal Verdaguer, primer Obispo de Mendoza, en el 75º aniversario de su partida al Padre

 

.







El 19 de julio pasado se cumplieron los 75 años de la muerte de Mons. José Aníbal Verdaguer, primer Obispo de Mendoza. Por este motivo, la Congregación de las Hermanas Obreras Catequistas de Jesús Sacramentado, fundada por él, quiere rendirle un homenaje particular: que las personas, especialmente los mendocinos, conozcan durante todo un año y de manera periódica la rica y profunda vida y obra de su fundador, desempolvando escritos y hechos que nos vayan revelando de a poco muchas de sus virtudes.


MONSEÑOR JOSÉ ANÍBAL VERDAGUER (1940 – 2015)
75 ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO

I - Infancia


El 20 de julio de 1940 la prensa argentina daba a conocer el fallecimiento de MONSEÑOR JOSÉ ANÍBAL VERDAGUER, ocasionado el día anterior a las 20.45hs.

Queremos en este nuevo aniversario entonar un canto de acción de gracias a Dios por su vida, por las múltiples Gracias que a través de él regaló a su Iglesia y a la humanidad. Queremos penetrarla, descubrirla y sentir el deseo de imitarla.

José Aníbal nació el 15 de abril de 1877. No fue ni el mayor ni el menor de la familia. Fue simplemente uno de ellos, sin privilegios de mayorazgo y sin mimos de más pequeño. Nació en la “Finca del Pino”, así bautizada por su padre por encontrarse en ella uno de los pinos históricos relacionados con la actuación del Gral. San Martín. Esta Finca, estaba ubicada sobre calle Los Pescadores, en Las Heras y servía de señal para los viandantes que desde las Lagunas de Guanacache traían su mercancía para ofrecerla en la ciudad.

Sus padres:
Rosa Coromina de Verdaguer - Mamá
Francisco Verdaguer - Papá

Esta Finca había pertenecido al Gobernador de Mendoza, Dn. Pedro Molina y Sotomayor; en ella la familia tenía su oratorio. Al pasar por Mendoza a Chile el Vicario Apostólico Juan Muci autorizó para que allí se celebrara la Santa Misa. Así lo hizo el canónico que lo acompañaba Juan María Mastai Ferretti que más tarde sería Pío IX. En 1919, la familia Verdaguer colocó una placa recordatoria. Así, en un ambiente de trabajo, de naturaleza pródiga en encantos y de fe viva, nació y vivió José Aníbal.

José Aníbal con su mamá

Fue bautizado en la Iglesia de San Nicolás (Iglesia Matriz), el 30 de mayo de 1877, por el presbítero Dn. Ramón Rosa Monteagut, con licencia del Párroco Pbro. Salvador de la Reta.

Casi nada se sabe de lo que fue su infancia. En el libro “Una vida luminosa”, escrito por la Madre Cofundadora de la Congregación que él más tarde fundara nos cuenta: “Sabemos que él cursó los estudios primarios en la escuela Sarmiento de ciudad. En una misión en Rivadavia con nuestra Madre Fundadora, con motivo de las Fiestas Patronales se encontraron Monseñor Verdaguer y el Sr. Gobernador Dr. Guillermo Cano. Allí, en Rivadavia, vivía una señora anciana muy venerada que resultó ser la maestra de primer grado de ambos. Los dos la abrazaron con gran cariño. Alguien le preguntó que tal habían sido aquellos alumnos; ella contestó que los dos eran buenos, inteligentes y estudiosos, pero que se diferenciaban en algo, y era que Verdaguer no sabía hacer la zancadilla a un compañero y Cano sí tenía facilidad para hacerla. Las palabras de esta venerable anciana son suficientes para conocer este niño”.

José Aníbal a los 5 años

El 7 de julio de 1888 recibió el Sacramento de la Confirmación. Recibió por primera vez a Jesús Sacramentado el 28 de abril de 1889.


Descargar I - Infancia