Mons. Dante Gustavo Braida fue ordenado episcopalmente y es el nuevo Obispo Auxiliar de Mendoza

 

.







En la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, la Iglesia de Mendoza recibió con inmensa alegría el don de su nuevo Obispo Auxiliar, mons. Dante Gustavo Braida.

Monseñor Dante fue ordenado episcopalmente por mons. Carlos María Franzini (Arzobispo de Mendoza), mons. Ángel José Macín (Obispo de Reconquista) y mons. Martín Fassi (Obispo Auxiliar de San Isidro) y fue recibido en el colegio episcopal por 20 obispos concelebrantes más, entre los que cuentan: Mons. Emil Paul Tscherrig (Nuncio apostólico), Mons. Sergio Buenanueva (Obispo de San Francisco), Mons. José María Arancibia (Obispo emérito de Mendoza), Mons. Juan Martínez (Obispo de Posadas), Mons. Gustavo Zubriggen (Obispo de Deán Funes), Mons. Santiago Olivera (Obispo de Cruz del Eje), Mons. Alfonso Delgado (Arzobispo de San Juan), Mons. Eduardo Taussig (Obispo de San Rafael), Mons. Pedro Martínez (Obispo de San Luis), Mons. Jorge Casaretto (Obispo emérito de San Isidro), Mons. José María Baliña (Obispo auxiliar vicaría zona centro de Bs. As.), Mons. Jorge Vázquez y Mons. Jorge Martín Torres (Obispos auxiliares de Lomas de Zamora), Mons. Ramón Dus (Arzobispo de Resistencia), Mons. Gustavo Montini (Obispo auxiliar de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña), Mons. Andrés Stanovnik (Arzobispo de Corrientes), Mons. Ricardo Faifer (Obispo de Goya), Mons. Adolfo Canesin (Obispo coadjutor de Goya), Mons. Luis Lona (Obispo emérito de San Luis), Mons. Gustavo Zanchetta (Obispo de Orán) y Mons. Hugo Salaberry (Obispo de Azul).

Ante un templo colmado de fieles, el Arzobispo de Mendoza inició su homilía haciendo referencia a los textos de la Palabra de Dios que propone la liturgia de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, diciendo que son “muy elocuentes y apropiados para iluminar la ordenación episcopal de nuestro hermano, el Padre Dante Braida”. Añadió, ”el episcopado sólo puede ser entendido cabalmente si nos ponemos en la perspectiva del misterio insondable del amor de Dios por los hombres manifestado en Cristo. Sólo entrando en la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo llegamos a captar algo de este vínculo profundo que Dios ha establecido con nosotros, sus hijos, para darnos vida y Vida plena”.

En un mundo ‘dividido por enemistades y discordias’ la Iglesia quiere ser signo e instrumento de misericordia, sacramento del Corazón traspasado, agente eficaz de perdón, reconciliación y creciente comunión”, aseguró Franzini.

Dirigiéndose al nuevo Obispo expresó: “en esta Iglesia, primera beneficiaria y servidora de la misericordia divina, querido Dante, hoy sos llamado al ministerio episcopal. Sos llamado a ser sacramento del Pastor Bueno y misericordioso, que busca a la oveja extraviada y la carga sobre sus hombros, que hace fiesta con el hijo que regresa, que no se cansa nunca de perdonar. Y lo hace así porque conoce a sus ovejas por su nombre y está dispuesto a dar la vida por ellas: dar la vida… ¡hasta el extremo! Ésta es la medida de tu servicio”. E inmediatamente remarcó, “pero en este ministerio no estarás solo. […] No somos ‘llaneros solitarios’ llamados a servir ‘por cuenta propia’. Por la ordenación somos incorporados en un ‘cuerpo’ […] desde el cual y con el cual ejercemos nuestro servicio. Un obispo individualista y aislado –como un presbítero o diácono- es una contradicción en los términos”.

El Arzobispo señaló que “el Papa incorpora al Padre Dante al Colegio de los Obispos por la ordenación y le encomienda […] ‘auxiliar’ a un hermano obispo que –por su limitación y fragilidad- necesita de este ‘auxilio’ para conducir una Iglesia particular determinada”. Dirigiéndose nuevamente a Mons. Dante expresó: “Por eso, querido Dante, considero tu llegada a Mendoza como un inmenso don de Dios para toda la Arquidiócesis y, de manera particular, para mí que tanto he esperado contar con un auxilio que me permita responder mejor a lo que Dios y su pueblo santo esperan de su obispo”.

“Tu vocación misionera te ha permitido ya experimentar lo que significa partir de la propia tierra, de la propia Iglesia […] Por ello queremos acogerte con la mejor disposición para que pronto puedas sentir que Mendoza también es tu casa, tu familia, tu Iglesia”, expresó el primado de la Iglesia mendocina.

Franzini concluyó su homilía proponiendo a Mons. Dante que desde el inicio de su ministerio en Mendoza “juntos pidamos al Señor la gracia de ser testigos creíbles de la misericordia del Señor […] hay mucha herida que sanar, mucho consuelo que ofrecer, mucha comunión que restaurar. […]Desde hace años la Iglesia de Mendoza recorre un camino pastoral ‘en comunión’ que queremos afianzar cada día más para hacer creíble nuestro anuncio evangelizador. La Virgen del Rosario nos acompaña y el Patrón Santiago nos muestra el camino”.

Hacia el final de la celebración, Mons. Dante Braida agradeció a todos los que lo han acompañado durante el camino de la vida, a su familia, a todos los fieles y amigos venidos desde Reconquista y a quienes lo acompañaron a través de la radio desde su provincia natal, al Seminario del Chacho en donde recibió su formación inicial, la Diócesis de Holguín (Cuba) que lo acogió durante un tiempo, al Nuncio apostólico y en su persona al Papa Francisco, y a todos los Obispos presentes.

Luego se dirigió a Mons. Franzini y le manifestó: “vengo para ayudarte y para auxiliarte” y le pidió ayuda para dar sus primeros pasos en este nuevo camino como Obispo, agradeciéndole profundamente la recibida cordial a Mendoza.

También se refirió a las autoridades civiles y a todo el pueblo mendocino, expresando que venía a caminar con el pueblo mendocino en esta “tierra bendita del sol y del buen vino”, integrándose a la rica historia de Mendoza y a sumarse a la acción evangelizadora de los laicos, los consagrados, los presbíteros y diáconos, a quienes agradeció su presencia y acogida. Recordó que los presbíteros y diáconos son estrechos colaboradores de los Obispos, y les pidió que juntos puedan ser con Jesús, el Buen Pastor, como rezan en el himno de los pastores: “luz para el ciego, báculo del pobre, padre común, presencia providente, todo de todos”.

El recién ordenado Obispo continuó haciendo referencia a las palabras del Papa Francisco, con las que nos invita a “promover la cultura del encuentro y a ser protagonistas de una Iglesia en salida, que sea cercana a todas las realidades humanas y se ocupe de los que están más alejados y solos, y aquellos que claman por ser escuchados, socorridos o acompañados en sus necesidades”. Luego expresó que, teniendo siempre los ojos fijos en Jesús, deseaba que juntos pudieran responder “cada vez más a estos clamores, reflejando la misericordia de aquel que es paciente y humilde de corazón, como nos invitaba el Evangelio de hoy”.

Mons. Braida finalizó agradeciendo a todos los que habían preparado la celebración y los que han trabajado en estos meses, y por la acogida recibida. Señaló que en este tiempo sintió muy fuerte la oración de la Iglesia y que eso lo ayudó a disponerse de la mejor manera para recibir este don. Pidió que no dejaran de rezar por él y los demás pastores, para que puedan vivir con fidelidad y alegría la vocación que han recibido. Aseguró su oración para todos y concluyó impartiendo la bendición a todos los presentes.

La celebración eucarística en la que se ordenó a Mons. Braida tuvo lugar en la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y Tránsito de San José, ayer, 12 de junio, a las 20hs. La celebración contó con la presencia de numerosos laicos, sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos, seminaristas y consagrados de Mendoza y un importante número de fieles de Reconquista (lugar de nacimiento de Mons. Dante) y varios familiares.

El Coro Diocesano “Juan Pablo II” con la colaboración de algunos miembros del Coro Taizé fueron los encargados de elevar el espíritu con los cantos de toda la celebración litúrgica.

Una vez finalizada la celebración, y luego de que el neo Obispo concluyera con los numerosos saludos, se ofreció un ágape en la Casa de Cursillos de Cristiandad a pocas cuadras del templo.

Descargar homilía completa

Fotos de la Celebración
Foto 1
Foto 2
Foto 3
Foto 4
Foto 5
Foto 6
Foto 7
Foto 8
Foto 9
Foto 10
Foto 11
Foto 12
Foto 13
Foto 14
Foto 15
Foto 16
Foto 17
Foto 18