LA HERMANA ALMA FADINI PARTIÓ A LA CASA DE DIOS PADRE

 

Ayer, miércoles 8 de octubre, partió a la casa de Dios Padre la Hna. Alma Fadini , Pequeña Hermana de la Sagrada Familia, residente en Italia desde hace un tiempo, después de 30 años de incansable servicio en Mendoza.

El próximo domingo, 12 de octubre, se celebrará una misa por el eterno descanso de la Hna. Alma en el Colegio Sagrada Familia de Colonia Bombal (Roma s/n, Rodeo del Medio – Maipú).

Datos de la Hermana Anselmina FADINI
- Nació en San Pietro di Morubio (VR) ei 21/08/1924
- Entró en el Instituto de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia el 19/03/1939
- Admitida al noviciado el 01/07/1940
- La primera profesión fue el 08/13/1942
- La profesión perpetua se realizó el 08/15/1947
- Murió en Castelletto, Italia el 08/10/2014 a las 11:40hs
- Funeral y entierro será en Castelletto el 10/10/2014 a las 15hs.

Les ofrecemos una breve reseña de su vida y algunos testimonios y frases de esta Hermana tan querida en Mendoza, pero en especial en su Colonia Bombal.

Breve resumen de la vida de la Hna. Alma

La Hna. Alma Fadini, Pequeña Hermana de la Sagrada Familia, llega, desde Italia a la Colonia Bombal, Rodeo del Medio, Mendoza, en setiembre de 1966. Llega como verdadera alma de toda la comunidad educativa y religiosa incentivando el espíritu de familia, el cariño por los niños y adolescentes, la preocupación por la unidad familiar, por el mejoramiento técnico-pedagógico del personal, instándolo al perfeccionamiento pedagógico-didáctico. Su anhelo fue siempre el de acercar las personas a Dios, despertar el amor por la naturaleza y fomentar el respeto al prójimo.

Fue así que dedicó su vida con sencillez y alegría dando testimonio de su total entrega a Dios y a sus hermanos. A partir de 1967 comienza su valiosa trayectoria con la construcción de la Capilla.

Implementó un plan de expansión en comunión con la comunidad, atendió a las necesidades materiales, espirituales y culturales de una amplia zona de la Colonia Bombal. FORMÓ PARTE DE LA JUNTA DE RELIGIOSAS y siempre trabajó en unión con nuestros Pastores.

Es muy difícil trazar los rasgos sobresalientes de una persona tan rica en valores, en generosidad, en entusiasmo, en entrega. Lo citado anteriormente marca un pequeño aspecto de su gigantesca personalidad. Su testimonio y su vida llena de esperanza y de confianza nos permite seguir sus huellas marcadas con amor.

Culmina su vida acá en la tierra dejando huellas que nadie puede borrar.

Hna. Elda y Comunidad de las Pequeñas Hermanas de la Sagrada Familia

*****************

Que maravillosa debe haber sido su entrada en el Cielo, desde hoy habitará en las Moradas Eternas y desde esa nueva dimensión, el Señor le permitirá seguir intercediendo por los necesitados.

“La Hermana Alma Fadini, italiana, veronese de nacimiento; argentina, mendocina de adopción; educadora, religiosa por vocación, brinda su vida con alegría para el bien de los demás, amando la inocencia de los niños, las flores de los campos, la armonía de los colores del cielo, el verde de las plantas, la música suave, pero por encima de todo, ama buscar su momento de silencio orante para comunicarse con el “Eterno”.

Las expresiones de la Hermana Ana María Mantese nos muestran los valores espirituales de la Hna. Alma.

“De las personas que marcan de modo indeleble la historia que todos transitamos! Qué privilegio grato y fascinante es compartir momentos, pensamientos, emociones y obras con esas personalidades únicas, como la Hna. Fadini”. Profesor Aldo Bernabeu

“La figura de la Hermana Alma se agranda a través del tiempo, soñadora de obras, hacedora de sueños. Sus obras y sus escritos nos acercan un poco más a su vida de riquísima profundidad”. Profesora Marta Fernández

“En este día sentimos la partida de esta servidora de Dios, hacia la casa del Padre.
Un caso especial es el mío, ya que hace dos semanas falleció mi madre y hoy ambas se encuentran ante la Gloria del Resucitado.
Pensaba en lo curioso de la mirada humana; cuanta ansiedad por disfrutar del Rostro de Cristo y por contemplar la Belleza de toda Belleza. Podemos nosotros hoy desear … pero es el momento de la Hermana Alma, con quien compartí los hermosos años de mi infancia y de los cuales doy gracias al Padre.
Pienso en la Hermana como una de las flores de los jardines de su casa en Colonia Bombal, jardines en los que gracias a su insistencia y voluntad reflejaban siempre amor, ternura y vida … Que increíble poder reconocer en su sencillez a la Hermana y en el contacto por el amor a todos.
Es inexplicable lo que significó la Hermana Alma en mi vida, un testimonio de servicio y entrega Total, que alimentó en mí, una vocación y un amor por Dios.

Enzo Barcelona. Ex alumno del Colegio de La Bombal, actualmente Seminarista del Seminario “Nuestra Señora del Rosario” de Mendoza.

“Educar es un despertar continuo de un profundo sueño y encontrarse frente a una asombrosa visión, que renueva a la vista la encantadora “Belleza de Dios”. Hna. Alma

“El hombre es la maravilla más bella, más perfecta que “Dios” donó al mundo y en él lo puso, como dueño y Señor”. Hna. Alma

Un pedagogo alemán decía: “Educar es respetar la originalidad que Dios ha puesto en cada vida humana”.

Por su incansable tarea docente, su preocupación constante por elevar a las familias y brindarles una vida y una sociedad más digna y de auténticos valores cristianos, la Hermana Fadini ganó el aprecio de sus hijos espirituales y el reconocimiento de la Iglesia Diocesana, de las autoridades Municipales de Maipú y del Ministerio de Educación de Mendoza.

En setiembre de 2006 la Dirección de Escuelas del Gobierno de nuestra provincia, distinguió a la Hermana Alma “Por su trayectoria, aporte y profesionalidad en el quehacer educativo” y se la designó “Educador Ilustre”.

“La Sagrada Familia de Nazaret, bendice a todas las familias de nuestra Colonia y hace de cada una de ellas, “una pequeña Iglesia Doméstica, donde reviva la Familia de Nazaret”. Hna. Alma

La entrega de la Hna. Alma trascendió todo límite, todo tiempo y toda realidad social.

Hoy parte de este mundo y nos deja el ejemplo de su incondicional accionar y de su entrega profunda al llamado del Señor. El Señor de la vida, que contempla en la Luz Eterna.

Olga Marsollier