TESTIMONIO DEL PRIMER ENCUENTRO NACIONAL DE MISIONEROS DOMINICOS

 

El “Primer Encuentro Nacional de Misioneros Dominicos” se desarrolló en la Provincia de La Rioja entre los días 17 y 19 de agosto pasado, bajo el lema “Envíame Señor, porque no puedo callar lo que he visto y oído”.

Compartimos a continuación el testimonio de lo vivido en el encuentro por Catherine Alejandra Quiroz (26), una joven y vital animadora, misionera y secretaria de la Capilla y del Centro Pastoral San José Obrero del Barrio La Favorita, en donde colabora bajo la guía de las Hermanas Dominicas de la Presentación.


Sin dudas este tipo de encuentros alimentan mi corazón. Lo vivido en El convento de Santo Domingo no fue otra cosa que una confirmación de que el camino que he recorrido, como misionera enviada por Cristo, es el correcto… Me sentí profundamente feliz al encontrarme con hermanos misioneros de distintos lugares de mi querida Argentina.

Misioneros de San Juan, San Luis, Córdoba, Buenos Aires, Tandil, Santiago del Estero, Tucumán, La Rioja y Mendoza nos encontramos el día 17 de agosto en el Convento Santo Domingo ubicado en la Ciudad de La Rioja. El mismo comenzó pasado el mediodía y culmino el 19 de agosto a las 13hs.

Tuvo momentos de compartir fraterno con todas las comunidades, también se realizaron talleres sobre “La Contemplación”, y “La Itinerancia” donde pudimos debatir y actualizar nuestro ser misionero y la tarea que tenemos de “COMPARTIR” nuestra Fe con los hermanos.

Pudimos además compartir algo tan hermoso como es la Eucaristía y las oraciones en el día, donde cada comunidad misionera tuvo la responsabilidad de preparar y organizar esos momentos.

A nivel personal traje mi espíritu renovado, y feliz de saber que hay muchos siguiendo este camino, que ya hace varios años elegí. Este camino que nos hace hombres y mujeres felices, aun en la dificultad. Elegir anunciar a Cristo es una tarea llena de experiencias, personas y vidas compartidas. Anunciar con la vida, con el testimonio, con la palabra y con nuestros actos… y sobre todo con ALEGRIA.. El que tiene a Cristo en el corazón sin dudas es una persona feliz y es en esta felicidad que nos provoca El Señor donde está la vocación de compartir con otro.

Que Cristo llegue a nuestra vida y colme nuestro corazón de felicidad, esa que solo él es capaz de dar, que no encontramos en otro lado. Por ultimo les comparto una frase que salió en el encuentro que resume este SER CRISTIANO: “Habla de Dios solo cuando te lo pregunten y vive de modo que te lo pregunten siempre”.

QUE ASI SEA.

Ver foto de los participantes