TESTIMONIO: VIVENCIA DEL IV CONGRESO MISIONERO NACIONAL REALIZADO EN CATAMARCA

 

Durante los días 17, 18 y 19 de agosto pasado se concretó en Catamarca el IV Congreso Misionero Nacional. En dicho encuentro participaron varios integrantes de la pastoral misionera de la Arquidiócesis de Mendoza, entre los que se encuentra Hernán Marianetti, miembro de programa diocesano de formación misionera “Ad Gentes”. En unos breves párrafos que les ofrecemos a continuación nos comparte su experiencia de lo vivido en el encuentro.


Queridos amigos/as mendocinos, quisiera compartirles un breve testimonio sobre la experiencia vivida hace unos días en el 4° Congreso Misionero Nacional realizado en Catamarca.

Viajamos representando a la Arquidiócesis de Mendoza, un equipo de 13 misioneros de la Provincia a presenciar y participar de dicho Congreso, buscando junto a otros casi 800 misioneros del país (entre obispos, sacerdotes, religiosos/as y laicos) los lineamientos y respuestas para el caminar misionero de Argentina.

Llegamos cansados y contentos... con ese cansancio lindo de haber puesto todo, y que sentís el corazón que estalla. Hay mucho lindo para compartir; se han sacado conclusiones renovadoras y esperanzadoras para nuestro caminar mendocino y argentino en la misión... Hemos conocido y compartido con mucha gente que busca y sueña como uno, con una Iglesia pobre, misionera, entre la gente...

Bajo el lema “Argentina Misionera, comparte tu Fe”, hemos abordado y reflexionado sobre los siguientes temas: “Iglesia en estado de Misión-Nueva Evangelización”, “Interculturalidad, multiculturalidad y secularización” y “Misión Ad Gentes”, concluyendo que: la misión permanente propuesta en el Documento de Aparecida está en gestación, dando los primeros pasos, sin embargo todavía sigue siendo algo teórico y se reconocen dificultades como falta de fervor, de acompañamiento pastoral, de propuestas metodológicas y de unidad. Hemos reconocido también, las formas de diversidad cultural que están presentes en nuestras comunidades tales como: migrantes, pueblos originarios, tribus urbanas, diferencias generacionales, etc.

Hemos reflexionado que, en medio de un contexto secularizado existen aspectos positivos desde los cuales se puede fortalecer el anuncio del Evangelio: búsqueda de lo trascendental, religiosidad popular, existencia de valores humanos y fraternos y una mayor facilidad de relacionarse mutuamente. También se puso mucho énfasis en que nuestra misión brota de un encuentro personal con Cristo, su Palabra, la oración, en la vida cotidiana, y que esto lleva al testimonio y a la alegría del servicio.

Por otro lado, en cuanto a la misión ad gentes, descubrimos que está al alcance de todos ya que debemos superar las fronteras existenciales. Sin embargo, en cuanto vocación específica, se requiere un discernimiento personal y comunitario porque no todos somos llamados ni nos sentimos formados para una misión de este tipo.

También, de todo esto, que es solo una síntesis, surgieron diversas propuestas. Destaco algunas:
Fortalecer la misión paradigmática trabajando con todos los sectores pastorales; dar lugar a los jóvenes para que ellos vigoricen la pastoral y aporten su creatividad; reconocer el lugar de los laicos, escucharlos y animarlos para la misión; formar y fortalecer los equipos diocesanos de OMP para que sean un ámbito de referencia, información y apoyo; promover los diferentes carismas y ministerios laicales en la Iglesia; fomentar las pequeñas comunidades eclesiales en las zonas de misión para descentralizar las parroquias; implementar la formación misionera en seminarios y casas de formación religiosa como un ámbito esencial de la formación; programar talleres de iniciación y formación ad gentes por regiones; y crear órganos de promoción, apoyo, acompañamiento y reinserción de misioneros ad gentes.

Hay mucho para reflexionar comunitariamente y para seguir puliendo y refinando, pero los impulsos han sido muy motivadores. Gracias a todos los que nos han acompañado con su rezo, gracias a los que nos hicieron sentir allá como en casa, gracias a aquellos con quienes hemos podido compartir y dejarles un trozo de nuestro corazón... Gracias Madrecita del Valle! "Vivir es Misión, Misión es Vivir..."

Hernán Marianetti

Ver foto 1
Ver foto 2
Ver foto 3
Ver foto 4
Ver foto 5