Ciclo de Testimonios: “MENDOZA PRESENTE EN LA JMJ RIO 2013”

 

La iniciativa del Ciclo de Testimonios: “Mendoza presente en la JMJ RIO 2013” tiene la finalidad de recoger y compartir testimonios de católicos mendocinos sobre las vivencias de la reciente Jornada Mundial de la Juventud en la ciudad de Río de Janeiro, junto a nuestro Papa Francisco, en su primer viaje apostólico a América Latina, que coincide con su primera gran cita con los jóvenes del mundo entero.

Que la experiencia vivida y compartida por estos testigos del amor de Cristo infunda en nuestros corazones el fiel deseo de seguir a Cristo, de ser coherentes en nuestra vida, de ”no licuar la fe” y despierte en nosotros lo que el lema de la Jornada proponía: “Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos”. Mt 28, 19

Testimonio de Carolina Payacán
Pastoral Universitaria de Mendoza (PUM)

Mi nombre es Carolina Payacán y participé junto a grupo de integrantes de la Pastoral Universitaria de Mendoza en la Jornada Mundial de la Juventud. Previo a la JMJ viajamos a la ciudad de Belo Horizonte para participar en el Encuentro Latinoamericano de Pastorales Universitarias, realizado en el marco del Congreso Mundial de Universidades Católicas.

La bella ciudad que hace honor a su nombre “Belo Horizonte” nos recibió con los brazos abiertos. Allí nos encontramos primeramente con nuestros hermanos latinoamericanos que están trabajando en Pastoral Universitaria. Fue una gran experiencia de intercambio, diálogo y diagnóstico de cómo estamos trabajando y cómo queremos seguir adelante. Es muy bueno saber que otros proyectan y caminan al lado de uno a pesar de las distancias.

A lo largo de tres días pudimos encontrarnos y trabajar pensando el perfil que queremos darle a nuestra Pastoral Universitaria en América Latina. Los trabajos en grupos nos permitieron compartir de manera más cercana la realidad que cada uno vive y el rostro de la pastoral universitaria en cada uno de nuestros países.

Pese a las diferencias culturales nos sabemos hermanos cercanos, nos sentimos caminando en una misma dirección. Concluimos que debemos trabajar para salir al encuentro del otro, presente en el mundo universitario. Nos debemos además una mayor interrelación, una mejor comunicación para mantenernos en contacto y ayudarnos mutuamente. Estos desafíos fueron plasmados en la Carta de Belo Horizonte, documento que nos ayudará a trabajar en los próximos meses.

Luego de esta gran experiencia, seguimos camino junto a nuestros hermanos de la Pastoral Universitaria de Rosario hacia la ciudad de Río de Janeiro. Muy largo el viaje por cierto, la entrada a Río fue muy lenta, ¡pero ya se respiraba el espíritu de la JMJ!

Ya en Río participamos de las actividades propuestas. El día lunes nos encontramos con todos los argentinos en la Misa de la Catedral de Río, y allí por supuesto, con muchos mendocinos. Esta experiencia fue increíble, sabernos Iglesia y una gran Iglesia Argentina (se dice que la delegación argentina fue una de las más numerosas).

Mención aparte merece el encuentro de los argentinos con el Papa. A pesar de que llegamos temprano no pudimos ingresar a la Catedral; nos quedamos afuera como se dice vulgarmente. Sin embargo, tanto en el tiempo de espera como en la lluvia que nos acompañó pudimos experimentar la presencia de Dios. Nos interesaba realmente (más allá de ver al Papa Francisco) escuchar el mensaje que tenía para nosotros, los jóvenes de su país. No pudimos escucharlo tampoco pero en la noche pudimos enterarnos lo que en esos escasos minutos alcanzó a decirnos. Y nos dijo precisamente eso, que nos quedemos afuera, que salgamos a las fronteras…que hagamos lío en la diócesis si, pero que ese lío sea consecuencia de una actitud de discipulado…que nos encontremos con Jesús y que salgamos a anunciarlo a las fronteras.

Como miembro de la Pastoral Universitaria esto me impactó fuertemente. Tenemos una misión, salir al encuentro del otro en la Universidad y en las fronteras que nos plantea nuestra sociedad actual: en el estudio, en el trabajo y en los distintos ámbitos en los que nos desenvolvemos. Este es el desafío y la Jornada Mundial de la Juventud ha sido una gran experiencia para fortalecer nuestra fe y el compromiso que tenemos con el anuncio de Cristo en nuestra Universidad.

El Papa Francisco a través de sus gestos, nos va dando pistas sobre cómo dar testimonio del amor de Cristo en nuestra vida. Que su presencia nos ayude a dar testimonio en nuestro entono…A partir de allí la experiencia se resume en el compartir de una Iglesia mundial, sin diferencia de idiomas, bajo el idioma del Amor a Dios y la fe en su Iglesia.

Que el ejemplo de Francisco nos ayude a anunciar a Cristo en nuestras fronteras. ¡Recemos por Él y por nuestra Iglesia!