A 50 años del Concilio Vaticano II

 

El Concilio Vaticano II ha sido "la gran gracia de la que la Iglesia se ha
beneficiado en el siglo XX" (Testamento del Beato Juan Pablo II).

En adhesión a los cincuenta años de la apertura del Concilio, la Arquidiócesis de Mendoza ha solicitado la inestimable ayuda de Fray Héctor Muñoz OP, para dar a conocer algunos de los grandes temas del Concilio.

En el marco del Año de la Fe, estos artículos de Fray Héctor seguramente nos
ayudarán a apreciar mejor la preciosa herencia del Concilio Vaticano II,
cuyo magisterio está en la raíz del camino de renovación que nuestra Iglesia
diocesana está recorriendo.


Nº 6: LA IGLESIA: MISTERIO Y PUEBLO DE DIOS (cf. LG II)

En este tema, “Misterio” tiene el sentido de lo íntimo de la vida de una congregación nacida de la voluntad de Dios-Padre, plasmada en la humanidad de Jesucristo y en aquellos a quienes Él llamó y lo siguieron en la vocación y misión, en aquellos que escucharon su Palabra, la predicaron e imitaron sus conductas. Todo esto se manifestó, de modo especial, en los Apóstoles y en los primeros discípulos. En todos ellos, con excepción de Juan, el evangelista, en quien la imitación llegó al extremo del martirio, dio su sangre tal como el Señor la ofreció, para el perdón de los pecados.

Ese “Misterio” incluye también la presencia del Espíritu, que obra con frecuencia de modo suave y escondido, forjando el corazón de Jesús en los bautizados, pero esta realidad oculta, no excluye el hecho de una Iglesia visible, que se manifiesta por la palabra y el testimonio de sus hijos: ellos son los labios y las conductas de Jesús en nuestra Historia y en nuestro mundo. Son el ‘Pueblo de Dios’ que peregrina hacia la plenitud del Reino prometido.

La imagen de “Pueblo” es dinámica e implica “movimiento”, tal como el primer Pueblo de Dios “caminó” durante largos años por la dura prueba del desierto para llegar a la Tierra de las promesas, a Canaán, Patria de la abundancia y como fruto lógico de ese ‘caminar’, sólo quienes caminan, llegan.

La Constitución conciliar Lumen Gentium, dedica el Capítulo 2 a este tema, que complementa al de ‘Iglesia’, menos vivo y expresivo. Dicha imagen de ‘Pueblo’ expresa no tanto a los individuos sino a toda una comunidad, donde Dios vive y redime, por la ofrenda de su Hijo, Jesús. Este Pueblo es de Dios, Pueblo que lo escucha, lo sigue y pone en práctica lo escuchado; es una comunidad que cree y espera, se constituye en discípulos del amor que Cristo-Maestro enseña con sus “dichos y hechos” y a quienes pide: -¡Aprendan de mí…” y que carguemos con su cruz, para así poder ser sus dignos discípulos, siguiéndolo.

El Pueblo de Dios “es un pueblo mesiánico que tiene por cabeza a Cristo, que fue entregado por nuestros pecados y residió para nuestra salvación” (n. 9). Y añade, en el párrafo siguiente: “La condición de este pueblo es la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo. Tiene por ley el nuevo mandato de amar como el mismo Cristo nos amó a nosotros. Y tiene, en último lugar, como fin, el dilatar más y más el Reino de Dios, incoado por el mismo Dios en la tierra, hasta que al fin de los tiempos Él mismo lo consume, cuando se manifieste Cristo (…)”.

Hay una ‘frase-clave’ en este punto 9, en la que se acumulan datos esenciales, exigidos para que un grupo de hombres y mujeres sean pueblo y no una masa anónima de desconocidos, agrupados al azar, por casualidad: “Dios forma una congregación de quienes creyendo, ven en Jesús al autor de la salvación y el principio de la unidad y la paz, y la constituyó Iglesia a fin de que fuera, para todos y cada uno, el principio visible de esta unida salutífera”.

Este texto conciliar muestra a la fe como el fundamento del nombre que los bautizados llevamos y que nos define: “Iglesia”. Eso significa este término: congregación de los creyentes, de los bautizados, regenerados por el agua y el Espíritu, sumergidos en ese nuevo ‘mar Rojo’ que nos insertó en Cristo y en su Pueblo nuevo.

Este Pueblo de Dios es un pueblo que camina. El peregrino se define por el Santuario hacia el cual peregrina: sin santuario, no hay peregrinos ni peregrinar.

Nosotros, como el primer Pueblo de Dios, no estamos afincados aquí, sino que en la esperanza caminamos confiados en llegar fuertemente atraídos por el Reino. Ya no será necesario dar un paso más, y podremos decir con alegría que el esfuerzo valió la pena: ¡Llegamos… al fin llegamos!


Fr. Héctor Muñoz. op.