El Evangelio de la Vida

 

Mensaje del Secretariado Arquidiocesano de Pastoral Familiar

Fiesta de la Anunciación de María


La celebración de la fiesta de la Anunciación de María se presenta como una ocasión propicia para anunciar el evangelio de la vida, desde su concepción hasta su término natural.

Nuestro obispo nos impulsa a este anuncio con palabras valientes y decididas: “El cuidado y defensa de la vida de la persona por nacer, del anciano o del enfermo, del pobre y abandonado, como de la persona ante su propia muerte, reclaman una acción eclesial, especialmente laical, sabia, decidida y esclarecida... La defensa de la vida no se agota en la lucha contra el aborto.

Nuestra Mendoza conoce muchas expresiones de la cultura de la muerte, que reclaman nuestra atención y acción decidida.

Se dan en este tiempo, lamentablemente, distintas formas de adicción (la droga, el alcohol y la prostitución de mujeres, hombres, jóvenes y niños), y también de dolorosa marginación.

El derecho a la tierra, a una vivienda y trabajo dignos, al cuidado de la salud y a una educación integral, no puede ser olvidado ni postergado.

Preocupa a todos el grave problema de la inseguridad y el crecimiento constante del delito.

Muchas de estas cosas golpean principalmente a los niños y a los jóvenes en situación de riesgo” (Línea inspiradora 2007, n 5 a y b)

Trabajemos, entonces, juntos para defender la vida en todas sus etapas y rechacemos todo aquello que pueda dañarla.

Como María, la Iglesia es servidora del evangelio de la vida.

Les saludamos cordialmente

Secretariado Arquidiocesano de Pastoral Familiar