Consideraciones para tener en cuenta Hacia delante en el camino pastoral emprendido

 

-JORNADA PASTORAL DIOCESANA 15 DE SEPTIEMBRE 2012-

Los aportes que siguen corresponden a una síntesis del material recogido en la última Jornada Pastoral Diocesana en la que asistieron alrededor de 450 personas.

En esa ocasión, entre otras cosas, se solicitó a los participantes que pusieran en común y pro escrito lo que podría favorecer una mejor apropiación y aplicación del nuevo Plan para una acción más evangelizadora en Mendoza.
La consigna se expresaba también con una pregunta redactada en ese momento por Monseñor Arancibia:

¿Dónde nos pide el Señor que pongamos nuestra mirada y por qué?


Algunas consideraciones desde las parroquias (decanatos):

- En las parroquias necesitamos favorecer jornadas más frecuentes destinadas a la formación de los laicos y estrechamente vinculadas a la espiritualidad de comunión y orientadas a una praxis pastoral con mordiente en la evangelización de la cultura mendocina.

- Se considera la importancia de los Consejo de Pastoral Parroquial y la necesidad de animarlos, revitalizarlos y orientarlos en al estrecha comunión con el camino de renovación eclesial y pastoral, recibiendo de la diócesis si fuera necesario orientaciones precisas sobre misión. En cada comunidad parroquial será de gran ayuda contar con un equipo de colaboradores que impulsen la animación pastoral propia del camino que llevamos. Cada comunidad parroquial deberá revisar y mejorar todos sus propios canales de comunicación: saber quiénes son sus responsables, cuándo lo hacen, qué comunican y cómo lo hacen. Son muchos los aportes que resaltan la importancia de la convicción y acompañamiento de los sacerdotes en este aspecto central de la vida pastoral de las comunidades.

- Es importante que desde los mismos Consejos Pastorales Parroquiales se puedan elaborar programas a corto y mediano plazo, con el seguimiento necesario de las acciones emprendidas en los distintos desafíos a fin de procurar un mejor acompañamiento, revisando los plazos necesarios y haciendo los ajustes que se consideren convenientes a fin de avanzar en una evangelización auténtica, sin dejar acciones a mitad de camino ni enrolarse en un mero tecnicismo pastoral que descuida el bienestar de los agentes pastorales.

- Nuestras parroquias necesitarán hacia delante una mayor comunicación e integración entre sus propios grupos y comunidades, utilizando mejor todos los recursos disponibles. Necesitarán también una mayor vinculación con las parroquias vecinas y del propio decanato. Los objetivos de encuentros deben ser concretos, motivadores, con fuerte relación a la pastoral ordinaria de cada uno, iluminados desde la Palabra de Dios, impulsando la espiritualidad de comunión y afianzando el camino pastoral emprendido hace tanto tiempo. Los mismos decanatos han de crecer un su dinamismo pastoral en pos de una mejor renovación de las parroquias y aplicación del nuevo Plan.

- Para una mejor aplicación del Plan las parroquias debemos cultivar una mayor partencia a la iglesia diocesana. Se valora y reconoce la responsabilidad fundamental de los pastores de cada comunidad para cultivar esta estrecha relación. Será necesario que cada comunidad parroquial avance en asumir una mejor participación en las jornadas pastorales diocesanas, destinando anticipadamente el tiempo que sea necesario para informar, motivar y participar activamente en ellas.

- Los agentes pastorales de parroquias reconocemos la necesidad de convocar y ofrecer un mayor protagonismo a los jóvenes. Una parroquia que no se preocupa por los jóvenes no se preocupa por su futuro pastoral.

- Las parroquias expresan la necesidad de ser acompañadas más cercanamente por diversos organismos diocesanos que en su misión impulsen adecuadamente en todas las comunidades la colaboración para una más decidida renovación pastoral de cada parroquia.

- Las parroquias deberán ser creativas para sumar las propias estrategias que necesiten en sus comunidades para responder a sus desafíos pastorales. Las estrategias del nuevo Plan no deben pretender agotar la praxis pastoral de la iglesia.

- Dos aportes de parroquias consideran apropiado prorrogar el actual Plan hasta la llegada del nuevo obispo.

- En las parroquias necesitamos difundir el Plan no solo en las reuniones con agentes pastorales, también difundir el espíritu del Plan en las celebraciones litúrgicas, potenciando las acciones misioneras y consolidando gestos que despierten la pertenencia eclesial.

- El año de la Fe ha de ser aprovechado con acciones oportunas en cada una de las comunidades parroquiales., favoreciendo la conversión personal y comunitaria; proponiendo acciones misioneras para llegar a los que han perdido la fe o experimentan indiferencia religiosa. Procurar despertar nuevas vocaciones para la vida laical activa en las comunidades cristianas.

- Las parroquias reconocemos la necesidad de abrirnos desde la caridad pastoral a nuevas situaciones de personas y familias, con adecuada hospitalidad y formación; favoreciendo desde nuestra identidad cristiana el diálogo y una convivencia más respetuosa en una sociedad pluralista. Se hace necesario orientar decididamente la caridad pastoral hacia aquellos que más nos necesitan: pobres, débiles y sufrientes, las víctimas de la violencia, de las drogas, de las injusticias. Es importante poder encontrar en el nuevo Plan la orientación para una mayor inclusión social. No podemos perder el valor y respeto por toda persona.

- En cada parroquia se hace necesario un mejor acompañamiento de los agentes pastorales en sus diversas labores, alentando su servicio y promoviendo su vida espiritual.

- Entre los aportes recogidos llama la atención un elenco largo de actividades que se esperan de otras personas o espacios pastorales (retiros, talleres, adaptación del Plan a cada realidad, equipos itinerantes, tratamiento de temáticas actuales con metodologías atrayentes; formación laical con una adecuada pedagogía pastoral, etc). Si bien es cierto que los aportes son muy sensatos, puede considerarse también una mirada insuficiente sobre la iglesia local que no cuenta con tantos recursos y personas, o bien que se espera mucho de otros y se ofrece poco desde el propio espacio.


Algunas consideraciones desde los jóvenes:

- Recomiendan talleres y jornadas para las distintas comunidades y con una cierta frecuencia y no como episodios aislados de la vida pastoral. Son muchos los laicos que se suman o renuevan en las parroquias y es importante ofrecer estas herramientas en varias ocasiones.

- Se inclinan por resaltar la importancia de aprovechar las técnicas digitales para la difusión y valoración del Plan. No se recogen ofrecimientos sobre estos aportes.

- Señalan la importancia de aplicar el Plan en las estructuras ya presentes de la vida parroquial y no contentarse solo con la intensión de generar algunas acciones nuevas.

- Advierten que el rol de los párrocos en el camino de renovación eclesial y pastoral es importante.

- Valoran la renovación espiritual que impulsa el Plan, apoyan el camino que se transita procurando responder mejor a la Palabra de Dios en la vida personal y comunitaria.


Algunas consideraciones desde los Institutos y Centros de formación

- Consideran que se hace necesario incluir el nuevo Plan en el proyecto educativo de cada establecimiento, para profundizarlo y transmitirlo (revisar los planes de estudio para actualizarlos adecuadamente). Ha de estar presente en la planificación de la vida ordinaria de cada Instituto o Centro; debe ser abordado desde el estudio sistemático y procurar acciones coordinadas anualmente y de motivación (se menciona el rol importante de la Junta de Catequesis, y de cada uno de los centros, entre otros). El desafío de apropiación del Plan se reconoce que toca tanto a formadores como alumnos.

- Consideran importante acercar la formación a zonas alejadas tales como Lavalle o Tupungato. Proponen crear aulas satélites o acudir a la formación virtual. En el listado de estrategias recogidas no se mencionan responsables ni ofrecimientos.

- Seguir impulsando desde la Junta de Catequesis una mayor coordinación entre todos los centros de formación.

- Los responsables de los centros necesitan aprovechar más las acciones diocesanas vinculadas al camino de renovación eclesial y pastoral.


Algunas consideraciones desde los Movimientos y Asociaciones:

- Consideran oportuno aprovechar el año de la fe, procurando un mejor encuentro con la Palabra de Dios para redescubrir a Jesucristo. No se mencionan acciones ni responsables.

- Advierten la importancia hacia delante de generar espacios para la participación de las familias, favoreciendo la espiritualidad cristiana.

- Solicitan al DEPLAI que acompañe más a los movimientos y asociaciones procurando la valoración y aplicación del Plan. Esperan de este organismo diocesano herramientas que orienten el compromiso apostólico y ayuden a integrar el Plan en las propias planificaciones de cada movimiento y asociación.

- Algunos grupos señalan la importancia de crecer en el sentido de pertenencia a la iglesia local a fin de lograr más frutos en las distintas comunidades cristianas donde están presentes los miembros de movimientos y asociaciones.


Algunas consideraciones desde los Organismos:

- Proponen buscar una nueva forma de presentación del Plan que haga su lectura más atractiva y asequible que haga el lenguaje docente (hablamos del lenguaje metodológico del plan) propio del plan más accesible para otro tipo de mentalidades/profesiones. El aporte no menciona ni responsables ni ofrecimientos.

- Proponen elaborar talleres para volver a la Palabra y al Catecismo. Pero tampoco mencionan ni responsables ni ofrecimientos.

- Se recomienda que la aplicación del Plan sea por etapas, bien reconocidas en cada espacio, de manera que las actividades y evaluaciones puedan responder mejor a la propia realidad que se tiene.

- Reconocen la importancia y necesidad de trabajar en red. No se mencionan propuestas concretas.

- Avanzar en la articulación y preverla en la programación de cada equipo y organismo. Proponer instancias y mecanismos de comunicación continua (especiales) para articular y aprovechar las existentes (Por ejemplo: página del Arzobispado, Mendoza Hoy, Radio católica, bases de datos…)


Algunas consideraciones desde los Colegios:

- Se ha valorado la posibilidad de reflexionar pastoralmente en los Colegios. La propuesta ha favorecido la revisión de la acción pastoral de colegios con la Pastoral Diocesana. La experiencia de evaluación pastoral favoreció un trabajo en comunión con los colegios y la iglesia Diocesana.

- La evaluación pastoral ha sido participativa e innovadora. Nos ha dado la posibilidad de reflexionar sobre la vida de la Iglesia y los desafíos que nos interpelan pastoralmente. Los desafíos han ofrecido un trabajo concreto. Se aprecia el ejercicio de identificación de fortalezas y debilidades en el trabajo pastoral realizado en estos años.

- La posibilidad de participar, escuchar y el compartir diferentes visiones y experiencias personales. Los docentes se sintieron parte de este proceso.

- La evaluación que permitió detectar desniveles en el conocimiento del Plan, que trajo aparejado una gran riqueza: presentar, releer, revalorizar todo el Plan.

- Se reconoce que es posible asumir el Plan en cada Colegio, sin la pérdida del Carisma.

- Se lamente la falta de tiempo para encontrarnos para la reflexión y acción pastoral.

- Es siempre desafiante el ingreso de docentes nuevos o de aquellos que no están suficientemente interiorizados o motivados respecto del camino pastoral. Se hace necesaria una motivación constante para involucrar mejor a los docentes y es importante procurar incorporar a todos los actores de la comunidad educativa en este camino.

- Existe poca difusión del material en la comunidad educativa.

- El desafío de incorporar a todos los actores de la comunidad educativa.


Los colegios se proponen hacia delante:

- Incorporar el Plan al PEI, relacionando siempre las actividades de los Colegios con las actividades de la Diócesis.

- Vivir el Año de la Fe, realizando jornadas para profundizar nuestra Fe (para adultos, jóvenes y niños).

- Integrar a las familias haciéndolas partícipes de la renovación pastoral.

- Crear espacios de participación, de formación, de espiritualidad.

- Difusión a través de: Mail, Documentos adaptados a los alumnos; Incorporar el PDP en las planificaciones (uno o dos temas por Área); Profundizar el PDP a través del PEI.

- Contar con dos jornadas completas anuales dedicadas exclusivamente al trabajo pastoral, donde se den pautas concretas a un grupo determinado de cada Colegio y que sepa bajar la información a todo el equipo de docentes realizando un seguimiento.


Secretaría de Pastoral