El útlimo día de Ratzinger como Papa

 

EL PAPA DEJÓ EL VATICANO

28 de febrero de 2013: una jornada histórica para Benedicto XVI y para toda la iglesia.


Benedicto XVI pronuncia su mensaje desde Castel Gandolfo:

«Estoy feliz de estar con vosotros, rodeado por la belleza del Creador y de vuestra simpatía que me hace mucho bien. ¡Gracias por vuestra amistad, vuestro afecto! Saben que este día es distinto a los anteriores: seré Sumo Pontífice de la Iglesia Católica hasta las ocho de la noche y no más. Seré simplemente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinaje en esta tierra. Pero quisiera aún, con mi corazón, con mi amor, con mi oración, con mi reflexión, con todas mis fuerzas interiores, trabajar por el bien común de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Sigamos adelante con el Señor por el bien de la Iglesia y del mundo. Gracias. Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Gracias. Buenas noches»

Poco antes en el último Tweet de su Pontificado Benedicto XVI escribió en nueve idiomas: “Gracias por vuestro amor y cercanía. Que experimentéis siempre la alegría de tener a Cristo como el centro de vuestra vida”.


El Papa se despide de los cardenales

“Prometo reverencia a mi sucesor”

“Vuestra cercanía y vuestro consejo han sido de gran ayuda durante mi ministerio”. “Entre vosotros también está el futuro Papa, a quien prometo mi incondicional reverencia y obediencia”. “El colegio de los cardenales debe ser como una orquesta en la que la diversidad” puede ofrecer “una armonía”. Lo dijo el Papa al dirigirse a los cardenales hoy por la mañana.


“Gracias, Santo Padre”, dijo por su parte el decano del Colegio cardenalicio, Angelo Sodano. “Somos nosotros quienes debemos agradecerle por el ejemplo que nos ha dado en estos ocho años de Pontificado”, añadió. Y después se despidió de Joseph Ratzinger en su lengua materna: “Vergelt's Gott” (¡que Dios se lo pague!).


Un largo apretón de manos entre Ratzinger y el cardenal Scola

Fue particularmente larga y amigable la despedida del arzobispo de Milán, uno de los “papbles” mejor posicionados, durante la sesión con los cardenales en la Sala Clementina. El Pontífice y el cardenal Scola hablaron un momento con aire alegre.


El cardenal Mahony se despide del Papa

También está presente en la Sala Clementina el ex arzobispo de Los Ángeles, Roger Mahony. Al despedirse personalmente de Benedicto XVI, se inclnó y le besó el anillo antes de entablar una breve conversación.

La despedida fraternal del Papa Ratzinger:

“Gracias por vuestra ayuda”

El Pontífice se está despidiendo en la Clementina de todos los cardenales que se encuentran en Roma. A cada uno de ellos dedica palabras de agradecimiento. Hay muchos con aire conmovido, pero el Papa se muestra sereno y sonriente.

Ya casi llega la “hora X”, indicada por el mismo Benedicto XVI cuando anunció su renuncia. En ese mismo instante, la Guardia Suiza se retirará del portón del Palacio Pontificio de Castel Gandolfo y comenzará la sede vacante; la cátedra de Pedro permanecerá vacía hasta la elección del nuevo Papa.

Los órganos de gobierno de la Iglesia en esta fase son la Cámara Apostólica (el camarlengo, su vice y los oidores) que tiene la tarea de “custodiar” los bienes espirituales y materiales de la Iglesia, y el Colegio cardenalicio reunido en las Congregaciones generales. Bajo la presidencia del cardenal decano (Angelo Sodano) se ocupará de los asuntos de la Iglesia, aunque no tiene ningún poder o jurisdicción sobre las cuestiones que competen al Papa.


El cardenal Pell critica la decisión de Benedicto XVI

Una crítica abierta a la renuncia de Benedicto XVI. La pronunció el arzobispo de Sídney, el cardenal George Pell, el único australiano que participará en el próximo Cónclave. Según su opinión, se creó un precedente que podría crear futuros problemas a los Pontífices.



Fuente: http://vaticaninsider.lastampa.it/es/