El Año de la Fe. La fe de la Iglesia. Catequesis del Papa, 13 de febrero de 2013

 

Hoy, Miércoles de Ceniza, dio comienzo la Cuaresma, tiempo penitencial, gran retiro espiritual preparatorio para la Pascua. Es recuerdo del Éxodo en el caminar del primer Pueblo de Dios, peregrinar que se hace ‘memorial’ en cada uno de nosotros, peregrinos rumbo al Reno.

Llegaremos a la Patria, pero ‘antes, tendemos que atravesar por el desierto de la vida, sofocante durante el día, pero helado por las noches.

Todo tiempo puede ser ‘de conversión’, pero la Cuaresma lo es de modo singular. Todo nos mueve a dejar atrás nuestros egiptos y el hombre viejo-esclavo, para vivir la aventura de los libres.

El desierto es lugar de tentación, pero también de fidelidad para quienes no olvidaron su vocación de caminantes, y así se define un peregrino.


Fr. Héctor Muñoz, op


AUDIENCIA GENERAL

Sala Pablo VI
Miércoles 13 de febrero de 2013



Queridos hermanos y hermanas

Como sabéis - gracias por vuestra simpatía -, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me ha confiado el 19 de abril de 2005. Lo he hecho con plena libertad por el bien de la Iglesia, tras haber orado durante mucho tiempo y haber examinado mi conciencia ante Dios, muy consciente de la importancia de este acto, pero consciente al mismo tiempo de no estar ya en condiciones de desempeñar el ministerio petrino con la fuerza que éste requiere. Me sostiene y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, que no dejará de guiarla y cuidarla. Agradezco a todos el amor y la plegaria con que me habéis acompañado. Gracias. En estos días nada fáciles para mí, he sentido casi físicamente la fuerza que me da la oración, el amor de la Iglesia, vuestra oración. Seguid rezando por mí, por la Iglesia, por el próximo Papa. El Señor nos guiará.


Queridos hermanos y hermanas:

Hoy, Miércoles de Ceniza, iniciamos el tiempo litúrgico de la Cuaresma, cuarenta días que nos preparan a la celebración de la Santa Pascua. Es un tiempo de particular esfuerzo en nuestro camino espiritual. Cuarenta días es el período que Jesús pasó en el desierto antes de iniciar su vida pública, y donde fue tentado por el diablo.

Reflexionar sobre las tentaciones de Jesús en el desierto es una invitación a responder a la pregunta fundamental: ¿Qué es lo importante en la vida? ¿Qué puesto ocupa el Señor en nuestra existencia? Las tentaciones que afronta Jesús muestran el riesgo de instrumentalizar a Dios, de usarlo para el propio interés, para la propia gloria. Dar a Dios el primer puesto ante las tentaciones requiere "convertirse"; significa seguir a Cristo de forma que su Evangelio sea guía concreta de la vida; es reconocer que somos criaturas, que dependemos de él, de su amor; que solamente "perdiendo" la vida por su causa la podemos ganar. Convertirse es no dejarse invadir por las ilusiones, las apariencias, las cosas; es buscar que la verdad, la fe y el amor en Dios sean lo más importante de nuestra vida.

* * *

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Perú, México y los demás países latinoamericanos. Invito a todos en este tiempo de Cuaresma a renovar el compromiso de conversión, dejando espacio a Dios, aprendiendo a mirar con sus ojos la realidad de cada día. Muchas gracias.