Mons. Carlos María Franzini, nuevo arzobispo de Mendoza

 

“Servidor y testigo”

El Santo Padre Benedicto XVI promovió a arzobispo de Mendoza a monseñor Carlos María Franzini, de 60 años, actualmente obispo de Rafaela, en la provincia de Santa Fe.

Al mismo tiempo el Sumo Pontífice aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis mendocina al actual arzobispo, monseñor José María Arancibia, presentada oportunamente por haber alcanzado la edad indicada por la norma canónica.

La información fue comunicada en Buenos Aires por el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, a través de la agencia AICA, al mismo tiempo que era hecha pública en Roma.

Mons. Carlos María Franzini

El arzobispo electo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, nació en Buenos Aires el 6 de septiembre de 1951. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Carmen Arriola de Marín, de San Isidro, y los de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor San Agustín, de la diócesis de San Isidro, y en la Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires.

Ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1977 en la catedral de San Isidro por monseñor Antonio María Aguirre, obispo de San Isidro, fue vicario cooperador de las parroquias Sagrado Corazón (Boulogne 1978), Santa María Magdalena (Florida 1979-1980) y de la catedral San Isidro Labrador (San Isidro 1980-1983). También se desempeñó como capellán de la abadía Santa Escolástica (Victoria 1983-1990), director espiritual del seminario San Agustín (1985-1989) y profesor de teología de esa casa desde 1983.

Entre 1980 y 1990 fue canciller de la curia eclesiástica de San Isidro, y de 1989 a 1993, subsecretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina. Desde 1994 dirigió la revista Pastores (Cuadernos para la formación sacerdotal permanente).

Desde 1990 hasta su nombramiento de obispo de Rafaela ejerció el cargo de vicario general de la diócesis de San Isidro.

El 29 de abril de 2000 el papa Juan Pablo II lo eligió obispo de Rafaela. Recibió la ordenación episcopal en la catedral de Rafaela el 19 de junio de ese mismo año de manos de monseñor Alcides Jorge Pedro Casaretto, obispo de San Isidro. Fueron co-consagrantes el arzobispo de Paraná y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Estanislao Esteban Karlic, y el arzobispo de Mendoza, monseñor José María Arancibia.

El mismo día de su consagración tomó posesión de esa sede episcopal e inició su ministerio pastoral como quinto obispo de Rafaela.

En la Conferencia Episcopal es presidente de la Comisión de Vida Consagrada y su lema episcopal es “Servidor y testigo”.

Monseñor Franzini fue uno de los cuatro obispos argentinos que participaron en el Vaticano en el reciente Sínodo de los Obispos para la Nueva Evangelización.

La arquidiócesis de Mendoza

Creada como diócesis el 20 de abril de 1934 por Pío XI, fue elevada a arquidiócesis el 10 de abril de 1961 por Juan XXIII. Comprende los departamentos mendocinos de Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Junín, La Paz, Las Heras, Lavalle, Luján de Cuyo, Maipú, Rivadavia, San Carlos, San Martín, Santa Rosa, Tunuyán y Tupungato.

En una superficie de 63.839 kilómetros cuadrados, tiene una población de 1.214.000 habitantes, de los cuales se estima que el 85 por ciento son católicos.

Cuenta con 154 sacerdotes, de los cuales 90 son del clero diocesano y 64 religiosos; 58 diáconos permanentes, 15 hermanos, 28 seminaristas mayores y 193 religiosas. Además la arquidiócesis tiene 69 parroquias, 198 iglesias y capillas no parroquiales, 34 casas de religiosos varones y 42 casas de religiosas; 2 monasterios femeninos, 3 santuarios y 60 centros educativos.
La catedral mendocina está dedicada a Nuestra Señora de Loreto, y los santos patronos de la arquidiócesis son Nuestra Señora del Rosario y el Apóstol Santiago.

En sus más de 75 años de creada, la arquidiócesis de Mendoza tuvo cinco pastores. El primer obispo de Mendoza fue Mons. José Aníbal Verdaguer y Corominas (1935-1940). Lo sucedió Mons. Alfonso María Buteler (1940-1967). Los siguientes fueron: Mons. Olimpo Santiago Maresma (1967-1979), Mons. Cándido Genaro Rubiolo (1979-1996), y Mons. José María Arancibia (1996-2011).

Mons. Carlos María Franzini será, por tanto, el sexto diocesano (quinto arzobispo) de Mendoza. (Aica)