Mensaje de los sacerdotes de San Carlos acerca de la Minería

 

Reflexión pastoral sobre la concesión provisoria a una empresa en San Carlos para exploración de oro y cobre

Texto del Mensaje


Tenemos la impresión de que luego del debate abierto a raíz del Proyecto San Jorge, en Uspallata, los mendocinos en general, hemos crecido en sensibilidad y disposición a una mayor participación y compromiso social con el medio ambiente.

Sabemos que el departamento de San Carlos es conocido por su “conciencia anti –minera”. Quisiéramos decirlo positivamente así: existe una toma de conciencia real y colectiva sobre la importancia de los recursos naturales, que atraviesa distintas realidades geográficas -urbanas y rurales-, sociales y políticas de San Carlos.

Este fenómeno es, sin duda alguna, anterior al Proyecto de Uspallata y no se entiende sólo como maduración ciudadana luego de una ley tan importante como la 7722. Tiene que ver con la historia y el modo de vida de la gente.

La cultura, el esfuerzo abnegado por la forestación, el ingenio y dedicación para el manejo cuidadoso del suelo y del agua en el departamento, han sido hechos a pulmón, con un gran sacrificio de los mayores.


No resulta difícil advertir hoy, acá en San Carlos, una precariedad creciente en la disposición de recursos hídricos hacia delante. La gente vive y expresa con distintos matices su preocupación por el futuro.

Como pastores de las dos parroquias del departamento de San Carlos constatamos gratamente que el cuidado y defensa del medio ambiente está instalado en las familias, organizaciones sociales y en la propuesta educativa de los distintos niveles de enseñanza.

Los hechos recientes, conocidos fundamentalmente por los medios de comunicación, referidos a la exploración de una empresa minera canadiense en suelo sancarlino y en zonas de reserva natural, requieren una atenta reflexión por parte de todos.
Consideramos importante señalar entre otras cosas:

 Los responsables deben ofrecer pronto una información veraz, bien fundamentada y completa. Es significativa la labor positiva que los medios de la provincia puedan ofrecer en este sentido.
 Es necesario promover un diálogo serio y responsable sobre el bien común, evitando la mera politización del tema que trae confrontaciones inútiles entre mendocinos y nos priva de un auténtico y maduro diálogo social y mejor futuro.
 Es necesario generar un debate legítimo capaz de evitar algunas polarizaciones. No es conveniente impulsar posturas que minimizan cualquier preocupación, señalando que es solo un dato del Boletín Oficial pero que no pasará nada. O exaltar aquellas que tienden a promover el descontento social apuntando que es un tema ya cocinado. Para ello es necesario un debate legítimo, pro-positivo, con todos los actores comprometidos: nacionales, provinciales y departamentos; los responsables de la empresa Teck Cominco Argentina Limitada y los peritos que correspondan; sin dejar de lado el parecer de los ciudadanos y diversas organizaciones sociales comprometidas en el cuidado y defensa del medio ambiente.

Queremos recordar en este punto lo que ya expresó la Iglesia Católica en Mendoza, en octubre de 2010 con ocasión de la mina San Jorge:
“El Estado tiene en todo esto una responsabilidad insoslayable: velar por el bien común, especialmente de los más débiles. Los empresarios involucrados, por su parte, tienen también una responsabilidad primaria. Sus decisiones afectan a muchas personas. La búsqueda legítima de los propios intereses ha de conjugarse siempre con el respeto por la dignidad de las personas. La comunidad científica, las Universidades y las distintas organizaciones de la sociedad civil tienen también un rol importante. Algunas han hecho ya oír su voz, y la sociedad espera que lo sigan haciendo.

La iglesia católica reconoce la responsabilidad respecto de la creación y al hacerlo, no sólo debe defender la tierra, el agua, el aire como dones que pertenecen a todos, sino con la convicción de proteger al hombre contra la destrucción de sí mismo.
La Iglesia Católica quiere en Mendoza -y nosotros como pastores acá en San Carlos-apoyar todos los esfuerzos seriamente fundados y pacíficos en la defensa del bien común, de la vida de los mendocinos, la convivencia social y el desarrollo de Mendoza” .

 Alentamos la participación activa y responsable de los laicos, propia de su vocación y misión, que requiere siempre de una completa información y adecuada formación.

Somos mendocinos y creemos que el futuro gobernador electo y sus asesores saben que los ciudadanos de Mendoza han apuntado el tema de la “minería” como uno de los más delicados del futuro de nuestra provincia. Consideramos que los pasos a darse hacia delante han de ser bien pensados, oportunos, responsables y exigirán una progresiva y clara definición.

Como pastores del pueblo sancarlino, alentados por el ejemplo de San Carlos Borromeo, y conforme a nuestro ministerio, nos disponemos a colaborar en el trabajo por la reconciliación de los grupos sociales, sembrando en todos el deseo de justicia y paz.


Sacerdotes de las dos parroquias del departamento de San Carlos

Parroquia San Juan Bosco: padres Gerardo Aguado y Mariano Carrizo;
diácono Rodrigo Robert

Parroquia Inmaculada Concepción: padre Gerardo Virga y diácono permanente Roberto Furlán


1 Cfr. Declaración del Equipo Arquidiocesano de Pastoral Social sobre la Mina San Jorge en Uspallata, 20 de Octubre de 2010