"In memoriam": Eduardo Iácono

 

Nota del Blog de Mons. Sergio Buenanueva

El pasado 18 de octubre, fiesta de San Lucas, se cumplieron veintidós años de la ordenación sacerdotal del recordado Padre Eduardo Iácono.

Unos alumnos de la escuela que lleva su nombre en Maipú, me acercaron algunas preguntas sobre Eduardo.

Después de responder sentí un consuelo grande en el corazón. Las comparto con ustedes.

¿Cómo conoció usted a Eduardo?

Conocí a Eduardo en el año 1981, cuando hacía el proceso de discernimiento previo al ingreso al Seminario. Desde el año 1982 fuimos compañeros de curso, hasta el año 1985 que yo resolví salir un año del Seminario. Cuando retomé la formación, Eduardo estaba un año adelantado. Se ordenó, por eso, un año antes que yo.

Si tuviera que describir su personalidad ¿Cómo lo haría?

La personalidad de Eduardo era multifacética. Sin duda que el centro de su vida era su permanente inquietud y búsqueda de Dios. Era un hombre inquieto por responder con autenticidad a la llamada de Dios.

Poseía grandes cualidades humanas y espirituales. Sobre todo, destaco dos cosas: su comprensión del corazón humano y, como decía arriba, su deseo de vivir su vocación como amigo de Dios.

Por eso pudo ayudar a tantas personas que vieron en él a un padre, un amigo y un hermano.

Obviamente, era una persona inteligente, con grandes capacidades intelectuales y de docente. Muy organizado. Le gustaba hacer las cosas a la perfección. Era responsable y dedicado. No le rehuía al trabajo manual.

En fin, una personalidad muy completa.

¿Cómo recuerda esa época de formación que compartieron?

Tengo los mejores recuerdos. Formábamos parte de un grupo de seminaristas muy inquietos, por varias cosas: la vida de la Iglesia, el estudio de la teología, la formación adecuada para el sacerdocio, la evangelización, la oración, etc.

Recuerdo muchas charlas y, sobre todo, muchas ilusiones hacia delante: ser curas, trabajar con dedicación por el bien de la Iglesia, acercar las personas a Dios, etc.

¿Recuerda alguna anécdota que refleje la personalidad de Eduardo?

El primer año del Seminario le encargaron tocar el timbre que guiaba las distintas actividades del Seminario, especialmente el inicio y fin de las clases.

Eduardo era meticuloso. Él mismo hizo una instalación eléctrica para colocarse el timbre junto a su pupitre en el aula.

Si alguna vez no podía cumplir la tarea, se la encargaba a algún compañero igualmente meticuloso, con el consejo de tocar “tres timbres” y solo “tres timbres”. Lo decía poniendo un énfasis en la voz que a todos nos parecía gracioso. Por supuesto, las cargadas eran inmediatas.

¿Cómo describiría la relación que tenía el padre Eduardo con los jóvenes y la educación?

Eduardo poseía, como dije, una personalidad muy completa. Creo que conjugaba bien dos cosas que, en la relación educativa con los jóvenes, es fundamental: cercanía y autoridad, claridad de ideas y paciencia para acompañar a las personas, idealismo en las metas y realismo en los pasos que se dan para alcanzarlas.

De todos modos, creo que su misma persona poseía un valor educativo fundamental: era un ejemplo a
imitar. Con naturalidad, sin poses ni afectaciones, Eduardo inspiraba a los jóvenes a proponerse metas elevadas en la vida.

¿Qué opinión le merece el hecho de que una escuela pública lleve su nombre?

Me parece muy bueno. La misión fundamental de la escuela es enseñar a vivir a los niños y jóvenes que acuden a ella. Educar es enseñar a vivir. Por supuesto, está la transmisión de saberes y competencias. Lo más importante, de todos modos, es la transmisión del conjunto de valores humanos, espirituales y morales que un pueblo tiene para vivir dignamente.

Estos valores se encarnan en personas. Eduardo encarna precisamente un modelo de vida, independientemente que él haya sido sacerdote. Fue un hombre auténtico: vivió con autenticidad. Es un modelo de vida.