Notas sobre Nuestra Señora del Rosario

 

Fray Héctor Muñoz op

La imagen de la Virgen del Rosario, que se venera en la Basílica Nuestra Señora del Rosario, aneja al Convento Santo Domingo, de Mendoza, tiene una rica Historia en la vida de la Iglesia de esta Ciudad.

Esta talla barroca en madera, llegó a Mendoza, procedente de Lima, el 15 de Abril de 1590. A medida que fue creciendo la devoción a esta imagen y a causa de la veneración a la misma, el pueblo mendocino la nombró como su Patrona en 1737 siendo en ese momento coronada. En 1760, las autoridades civiles de Mendoza, animaron la idea, fruto de este acto del clamor popular.

El 17 de Noviembre de ese año, un Cabildo abierto la nombra Patrona de la Ciudad. A ese tiempo, le siguen múltiples expresiones de devoción popular que mueven el deseo de celebrar una fiesta en su honor, unida a Triduos y Novenas con el mismo objeto.

En septiembre de 1838 la Sala de Representantes eleva el patronazgo a toda la Provincia. En 1839, por ley, se ratifica todo lo anteriormente decidido al respecto. El 26 de diciembre de 1843, hubo un gran incendio en la iglesia de Santo Domingo, quedando a salvo la imagen de María. El templo de los Padres dominicos se derrumbó con el terrible terremoto del 20 de Marzo de 1861. La imagen fue recuperada de entre los escombros.

La nueva iglesia fue inaugurada en 1959 y en Setiembre del año siguiente, el Arzobispo la instituyó como Patrona de la Arquidiócesis. Desde ese entonces el primer domingo de Octubre se celebra solemnemente, en su honor, la “Fiesta diocesana” en el anfiteatro Frank Romero Day.

Esta imagen presidió los actos del Congreso mariano de 1987, trasladándosela a San Luis, donde concluyó dicho Congreso. También presidió la visita del Papa Juan Pablo II a nuestra Ciudad en Abril de 1987.

Nuestro actual Arzobispo, Mons. José María Arancibia asumió su cargo en el Santuario Nuestra Señora del Rosario, en Mayo de 1993.

Estos datos históricos son quizá los más relevantes, pero quisiera destacar que lo más importante es cómo la Santísima Virgen María se ha encarnado en nuestra Arquidiócesis, tanto en los actos litúrgicos como en los de devoción popular, en los títulos de muchas de nuestras Parroquias y Capillas y de modo especial, en las entrañas de nuestro pueblo.

En nuestra Basílica, ubicada en Salta y Beltrán la Cofradía del Rosario es la encargada de todo lo que se refiere a la venerable imagen de Nuestra Señora del Rosario.