Visitas Pastorales a dos parroquias en Mendoza

 

Visita Pastoral a la comunidad de Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Diego, de Godoy Cruz

Los días 29, 30 y 31 de julio, el arzobispo de Mendoza, Mons. José María Arancibia, realizó una Visita Pastoral a la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Diego, del Bº Foecyt de Godoy Cruz, cuyo párroco es el Pbro. Mauricio Haddad.

En esos días el obispo recorrió las escuelas: San Gabriel, Américo Calí, Atilio Anastasi, San Francisco de Asís, Provincia de Mendoza, entre otras, se reunió con grupos pastorales del lugar, celebrando la santa Misa, tanto en la sede como en María Inmaculada y San Juan Diego.

La comunidad del lugar recibió a su Padre y Pastor que lleva bendición e iluminación para la vida misionera del lugar, comparte su jornada diaria y se interioriza de sus deseos necesidades, que en el caso de este lugar, es mucho para compartir pues hace solo dos años y medio (Dic /2008) que fue creada como parroquia caminando juntos como discípulos del Señor.

Visita Pastoral a la comunidad de María Auxiliadora, Los Corralitos

Así también, el mismo fin de semana el obispo auxiliar, Mons. Sergio Buenanueva visitó

la Parroquia “María Auxiliadora” de Los Corralitos.

Es el mismo quién opina acerca de su paso por el lugar, comentario que Mons. Sergio publicó en su Blog: “Evangelium Gratiae”.

“La Visita comenzó el jueves por la tarde con un momento de oración ante el Santísimo Sacramento y la celebración de la Eucaristía. Es el primer encuentro del obispo: con la comunidad reunida y el párroco, pero, sobre todo, con Jesús. Todos en oración frente al Señor, para escuchar su palabra y adorarlo.

La finalidad de una Visita Pastoral es reavivar la fe del pueblo de Dios. Para ello, el obispo debe ponerse a la escucha de la voz de Cristo, que es el Pastor que guía a su pueblo.

Del viernes al domingo, tuve oportunidad de visitar distintas comunidades cristianas, encontrarme con varios grupos de personas, y de reunirme con los dos Consejos parroquiales. El encuentro con el Consejo de Pastoral fue particularmente hermoso: cada una de las comunidades que componen la parroquia presentó al obispo sus búsquedas, logros y desafíos. Terminamos compartiendo un momento de diálogo sobre aspectos importantes de la vida parroquial.

Como siempre, un momento especialmente rico fue la visita a algunos enfermos de la comunidad parroquial. En este caso: dos personas que han colaborado mucho con la parroquia y comparten, desde hace años, la cruz del dolor con Jesús. Por supuesto, también el encuentro con los niños y los jóvenes.

El sábado, frío y lluvioso, nos reunimos en la casa de una señora que vive en el Barrio "Las Chacras". Allí tomamos algo caliente y unas riquísimas sopaipillas. Los chicos de catequesis me entregaron un afiche con sus manitos dibujadas y sus nombres. Lo he puesto en mi capilla.

Para mí ha sido un momento de renovación espiritual. Le doy gracias al Señor por la obra que realiza en los corazones y en la vida de las personas. Fue muy hermoso poder compartir estos días con el P. Hugo Galdeano, el párroco de esta comunidad. Hemos sido compañeros del Seminario y ordenados con dos días de diferencia”.