Taller de Celebradores de la Palabra

 

Guiar “Celebraciones Dominicales en ausencia del Presbítero”

El pasado domingo 29 de mayo, de 15:30 a 18:30 horas realizamos el Primer Taller para Celebradores de la Palabra; el mismo ha sido impulsado por Mons. Arancibia, preocupado por la necesidad de llegar a tantas comunidades con el anuncio explícito de la Buena Noticia, animando a los fieles laicos a ser Discípulos Misioneros allí donde el sacerdote no alcanza a tener una presencia más continua. Por eso la EAM en coordinación con la JAC organizamos este primer taller.

Tuvo lugar en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, de San Martín, ofrecido a todo el Decanato Este, y destinado a los fieles laicos que, con el encargo del Párroco, tuviesen la inquietud de guiar “Celebraciones Dominicales en ausencia del Presbítero”. Este es, justamente el nombre del Directorio que tiene por objeto iluminar y pautar el modo de realizar dichas celebraciones; el mismo fue publicado el 2 de junio de 1988 por la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede, y la Conferencia Episcopal Argentina hizo una traducción al español y la publicó el 21 de diciembre del mismo año.

La respuesta fue muy buena y entusiasta.

Iniciamos con una presentación de la Exhortación Apostólica Verbum Domini (a cargo del que suscribe), luego tuvimos un momento extenso de oración con la Palabra (guiado y preparado por el P. Pablo López, párroco del lugar), y finalmente terminamos con la entrega, presentación e iluminación del Ritual para la Celebración y el Directorio (momento guiado y coordinado por el Diácono Eduardo Kolosow, de la parroquia San Isidro Labrador, de Rivadavia).

En la preparación contamos con la colaboración de la parroquia San Isidro Labrador, de Rivadavia, de su párroco y Diácono, que ofrecieron el ritual, que ya tenían elaborado, y experiencias de celebraciones, ya que han iniciado hace un año y medio estas celebraciones.

Fue un momento lindo para encontrarse y ver que muchos están en estas tareas misioneras, y descubrir que para estas celebraciones no es condición ser Ministro Extraordinario de la Comunión, ya que es un igual entre iguales que anima y guía este encuentro con la Palabra, en comunión con toda la Iglesia, y enviado por el párroco para animar en la Fe, renovar en la Esperanza, animarnos en la Caridad con el alimento de la Eucaristía, sin dejar de hacer una súplica por las Vocaciones Sacerdotales.

Agradecemos a los que participaron y por supuesto que esto tiene que servir para suscitar más interés e inquietudes de servir a la Palabra, anunciándola.

No dejamos de estar disponibles para ofrecer este primer taller a los demás decanatos, previo acordar día y horario. Les agradecemos a todos los sacerdotes que animaron y colaboraron con la realización del Taller y demos gracias a Dios de tantos hermanos que siguen enamorados y apasionado por la Palabra de Dios, y que no dejan de anunciarlo.

Nota: Pbro. Mario H. Panetta,
Director de la Escuela de Ministerios “San José”