Comunicado de la Comunidad Jesuita en Mendoza,

 

Cambian de domicilio provisoriamente debido a las futuras obras de reconstrucción del edificio de calle San Martín 746

La Compañía de Jesús en Mendoza anunció en un comunicado que mudan la residencia provisoriamente con motivo de la reconstrucción de parte del inmueble que data de 1878.

Esta iniciativa responde, a “la situación de riesgo en la que se encuentra el edificio y con él las personas que allí trabajan, viven y se reúnen”, explica el comunicado, y “se ha optado por proteger principalmente las personas, como así también la irradiación espiritual que esta comunidad ha desarrollado a lo largo de los años, éste es el patrimonio que de manera prioritaria se pretende resguardar”.

Precisaron que “atendiendo a las sugerencias de Patrimonio de la Provincia, el trabajo procurará respetar los criterios urbanísticos que exige el hecho de acompañar debidamente la belleza del templo, velar por la armonía del conjunto resultante y honrar la historia de esta presencia centenaria, como también ofrecer instalaciones seguras y acordes a la normativa vigente para los que allí se congregan”.

Los religiosos jesuitas señalaron, además, que “el templo recientemente puesto en valor no sufrirá cambios, lo que sí se verá afectado son las instalaciones de la actual residencia con dependencias sobre San Martín y San Lorenzo”.

Texto completo del Comunicado

Los jesuitas de Mendoza informan a la comunidad que en breve se mudarán en forma provisoria desalojando el edificio con dirección en San Martín 746 de ciudad, con el objeto de iniciar una serie de trabajos tendientes a lograr un nuevo y mejor aprovechamiento del predio que actualmente alberga la Residencia de los Padres y las dependencias donde se reúne un gran número de fieles laicos.

Esta iniciativa, largamente deseada por la Comunidad de religiosos y laicos que allí se nuclean, responde básicamente a un motivo: la situación de riesgo en la que se encuentra el edificio y con él las personas que allí trabajan, viven y se reúnen (incluso los transeúntes).

Esta iniciativa responde a una decisión, se ha optado por proteger principalmente las personas, como así también la irradiación espiritual que esta comunidad ha desarrollado a lo largo de los años, éste es el patrimonio que de manera prioritaria se pretende resguardar.

Esta situación no es nueva, cincuenta años de sucesivos proyectos para intentar dar una solución que salve todas las variables dan la pauta de que en la práctica y más allá de planteos teóricos, no se puede salvar todo.

Atendiendo a las sugerencias de Patrimonio de la Provincia, el trabajo procurará respetar los criterios urbanísticos que exige el hecho de acompañar debidamente la belleza del templo, velar por la armonía del conjunto resultante y honrar la historia de esta presencia centenaria, como también ofrecer instalaciones seguras y acordes a la normativa vigente para los que allí se congregan.

El templo recientemente puesto en valor no sufrirá cambios, lo que sí se verá afectado son las instalaciones de la actual Residencia con dependencias sobre San Martín y San Lorenzo. Se lamenta el hecho de tener que intervenir sobre instalaciones tan cargadas de historia y de afectos para toda la Comunidad.

Los Padres de la Compañía de Jesús agradecen las numerosas muestras de apoyo recibidas ante el anuncio de esta iniciativa.

José Luís Ferroni S.J.
Superior