Carta esperanzada de un obispo a un joven

 

Mendoza, 1 de abril de 2011

Hola


Si no me conocés me presento. Soy Sergio Buenanueva, el obispo auxiliar de Mendoza. Te escribo para compartir con vos algunas cosas que dan vueltas por el corazón y también, para hacerte una invitación. La idea de escribirte me vino casi de repente.

Hubiera querido dirigirte esta carta con nombre y apellido. Hubiera querido que llegara a cada joven de Mendoza. Pero, bueno, me conformo con que aceptés que te escriba así, sin conocerte demasiado. Es una palabra de amistad. Como una mano tendida.

No sé si sabés que el 1° de mayo va a ser beatificado el Papa Juan Pablo II. ¿Qué quiere decir esto? Que la Iglesia reconoce que uno de sus hijos ha sido, durante su vida terrena, discípulo perfecto de Jesucristo, es decir: una sola cosa con él, otro Cristo en el mundo, especialmente en el amor y las demás virtudes cristianas. Por eso, ahora goza de la visión de Dios, y por eso es feliz con la alegría más grande que puede experimentar el corazón humano: la comunión con Dios. Eso quiere decir precisamente la palabra “beato”: feliz, bienaventurado porque está con Dios.

Al beatificar a uno de sus hijos, la Iglesia lo propone como modelo de seguimiento de Cristo, y también como un hermano mayor que, unido a Cristo, intercede por quienes seguimos caminando en esta tierra. En un paso posterior, viene la “canonización”, por la que se comienza a invocar como santo, y su culto se extiende a toda la Iglesia.

Juan Pablo II fue un amigo de los jóvenes, incluso en su sufrida vejez. En la última Jornada Mundial de la Juventud, en el año 2000 y en Roma, dirigiéndose a los chicos y chicas que habían compartido con él la vigilia de oración, les recordó un dicho polaco que, más o menos, suena así: “El que está mucho con los jóvenes, llega a ser, él mismo, un joven. Se convierte en joven”.

Amigo de los jóvenes, y joven él mismo, aunque el peso de los años se hiciera sentir. Los jóvenes vieron siempre esa juventud del alma del Papa Juan Pablo. E intuyeron también cuál era la fuente de esa juventud y de esa alegría: Cristo, y la fe viva en Él. Además, porque el mismo Juan Pablo no dejó de decírselos, una y otra vez. Siempre les habló de Cristo, de su Evangelio y de la vida plena que solo Cristo puede dar. Y les habló con sus palabras, pero sobre todo, con su vida. Los jóvenes lo captaron claramente.

Algunos adultos solemos tener el corazón endurecido y medio avinagrado. Nos volvemos muchas veces descreídos y también escépticos. El escéptico no cree ni confía en nada ni en nadie, y cree que ese descreimiento le da chapa de adulto, realista, superado.

Algunos “superados”, mirando esta relación entre Juan Pablo y los jóvenes, dicen: “Los jóvenes ven en Wojtyla a un líder rockero o algo así. Saltan, gritan, y después hacen lo que quieren”.

Suelen recordar con ironía maliciosa algo que le pasó a Juan Pablo en Santiago de Chile, más precisamente en el Estadio Nacional. Había allí miles de jóvenes y, en un determinado momento, el Papa les hizo tres preguntas. En las dos primeras los invitaba a rechazar los ídolos del dinero, la codicia, el poder y el domino sobre los demás. Recibieron un fuerte “Síííí…”. El problema fue la tercera: “¿Verdad que quieren rechazar el ídolo del sexo, del placer, que frena sus anhelos de seguimiento de Cristo por el camino de la cruz que lleva a la vida?”. La respuesta fue un fuerte y embarazoso: “Nooo…”. En algún video de Youtube se puede ver el momento. Es digno de ver y oír.

En realidad, el Papa polaco de zonzo no tenía nada, menos aún de tímido o miedoso. Siguió adelante con la mirada más penetrante que nunca. Siguió adelante, no solo con ese discurso, sino con su confianza en los jóvenes, en lo que hay en sus corazones, sin desanimarse por sus debilidades e incertidumbres. Los buenos amigos, los buenos padres y educadores, no se desalientan por estas cosas. Siguen adelante y, por eso, nos enseñan a vivir. Con esa gente contamos para vivir.

La Pastoral de juventud de Mendoza te va a sugerir que, preparando la Peregrinación del 8 de mayo, con tus amigos veás algunas partes de una película que se llama: “Karol. El hombre que se convirtió en Papa”. Te sugieren que te detengás especialmente en los años jóvenes de Karol Wojtyla. Los años de la guerra y, para él, de la soledad y del sufrimiento. Que podás acercarte a un corazón joven que se hizo fuerte en Dios, en la fe y, así, aprendió a confiar en lo que Dios pone en el corazón de los hombres. Por eso, el joven que decidió su futuro con la mirada fija en Cristo, será el sacerdote, el obispo y el Papa que confiará siempre en los jóvenes, llevado por un amor muy grande y transparente hacia ellos. Me permito añadir: “hacia vos”.

Yo quisiera alentarte a que aceptés estas sugerencias. Creo que podés llegar a despertar cosas hermosas en vos y en tus amigos. Cosas que vienen de Dios a tu corazón, a tu vida, a tu juventud.

Bueno, quería contarte estas cosas que, a lo mejor, ya las sabés. Pero quería decírteles, porque Juan Pablo fue un adulto que no se dejó vencer por el escepticismo. ¡Estaba unido a Cristo! ¡Se consideraba todo de María! Este Papa, amigo de los jóvenes, sigue hablándonos con su vida. Por eso, te animo a hacerte también vos amigo del Papa Wojtyla. Amigos de él y, con él, amigos de Cristo.

Dicen que, mientras agonizaba, al saber que la Plaza de San Pedro se llenaba de los “Papaboys”, Juan Pablo llegó a decir: “Yo siempre fuí hasta donde ustedes estaban. Hoy, ustedes vienen hasta donde yo estoy”. Esta comunión entre el Papa y sus jóvenes tiene ahora la fuerza de la eternidad, la fuerza de Cristo. ¡Tenés la oportunidad de hacerte amigo de Juan Pablo!

La invitación, seguro que ya la conocés: el domingo 8 de mayo, una semana después de la beatificación, la Iglesia diocesana de Mendoza va a dar gracias a Dios por este don suyo a toda la humanidad. Vamos a reunirnos en el mismo lugar donde estuvo Juan Pablo II, el 7 de abril de 1987: el Predio de la Virgen en el Acceso Este. Vamos a celebrar la Misa en acción de gracias.

Los jóvenes tienen, además, una cita especial con Juan Pablo. A las 14:00 hs nos reuniremos en la Catedral “Nuestra Señora de Loreto”, para caminar juntos hacia el Predio de la Virgen. Yo también voy a estar, aunque ya no soy tan joven. ¡Te espero!

Sergio O. Buenanueva
Obispo auxiliar de Mendoza