Mendoza celebra Vendimia

 

Ceremonia de la Bendición de los Frutos

El pasado domingo, en el Prado de la Virgen, se realizó la ceremonia de la Bendición de los Frutos, que da comienzo a los festejos vendimiales de la principal fiesta de Mendoza.

El arzobispo, Mons. José María Arancibia, presidió la liturgia donde se bendicen los frutos de la tierra y se pide la protección de la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos.

Mons. Arancibia estuvo acompañado por el Diac. Ricardo Olmedo, canciller de la curia, de la parroquia Santa Ana y al Diac. Walter Fórmica, de la parroquia Santa Bernardita.

En su mensaje el obispo destacó el carácter festivo con que el pueblo vive Vendimia y el sentido profundo que tiene esta bendición porque, “ante todo, dijo, bendecimos porque fuimos primero bendecidos por Dios”.

Y agregó: “En la Biblia, la bendición es ante todo la experiencia del Dios de los vivientes, que hace fértil la tierra y acompaña a su pueblo, como el mejor padre. De la convicción de haber sido bendecidos, brota la oración del creyente que bendice a Dios por esos dones. Así expresa su gratitud y sostiene su esperanza, mientras ruega que no le falte la protección de su Hacedor y Señor”.

Así también llamó a defender la vida en todas sus etapas y recordando al Papa Juan Pablo II, en sus palabras, expresó: “¡Respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana! Sólo siguiendo este camino encontrarás justicia, desarrollo, libertad verdadera, paz y felicidad.”

Finalizó invocando a la Virgen de La Carrodilla para que eleve al cielo nuestros ruegos, y consuele los desvelos y aflicciones. Le presentó una plegaria por la vida humana y la educación en Mendoza, preocupaciones principales que este año comprometen a pastores y fieles.

Texto Completo del Mensaje en la Nota siguiente.

Las fotografías de como reflejaron los Medios esta ceremonia, en la sección “cartas al portal”